Tratamientos antiedad naturales

Hoy en día, la sección de cosmética o belleza de la mayoría de los grandes almacenes está llena de sprays, cremas y geles que prometen eliminar la piel caída, las arrugas y otros signos del envejecimiento de la piel. Aunque siempre es fácil sacar unos cuantos billetes y gastarlos en estos productos antiedad, resulta más inteligente dar primero una vuelta por tu cocina, puesto que es probable que ya dispongas de los ingredientes que necesitas para hacer retroceder el reloj de tu piel. Estamos hablando de preparar tus propias cremas, exfoliantes y mascarillas antiedad naturales.

Los ingredientes naturales como los frutos secos, los productos lácteos y las frutas están cargados de ácidos y antioxidantes que contribuyen a restituir el brillo juvenil de tu piel. No existe ningún límite en lo que respecta a la potencia de las vitaminas y los minerales que se pueden encontrar en cada ingrediente. Además, lo mejor de todo es que tu piel puede usar estos nutrientes desde el momento en que te los aplicas. Y el hecho de que sean fáciles de preparar es sólo una ventaja adicional. Si sabes preparar un batido, entonces no tendrás ningún problema en hacer tus propios productos antiedad naturales. Sólo asegúrate de que manipulas y almacenas estos ingredientes como si fueran alimentos frescos: lo que no uses deberás meterlo en la nevera, y tendrás que desecharlo o consumirlo en menos de siete días.

Aquí tienes algunas recetas antiedad:

Mascarilla exfoliante de muesli y arándanos

Las almendras y los arándanos son ricos en antioxidantes, vitamina C y ácidos grasos esenciales, es decir, los nutrientes que necesitas si quieres una piel suave y limpia. Por otro lado, la avena integral posee propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar a restituir la flexibilidad de tu piel, mientras que la miel y la leche fresca eliminan la suciedad y otras impurezas a la vez que mejoran el aspecto de tu piel.

Necesitarás:

  • Un cuarto de taza de almendras crudas
  • Un cuarto de taza de arándanos frescos
  • Una cucharada de miel
  • Dos cucharadas de avena integral
  • Una cucharada de leche entera orgánica

Procedimiento:

  • Pon todos los ingredientes en un procesador de alimentos o bátelos hasta que se forme una pasta suave. Si quieres, puedes añadir algo de leche.
  • Aplícate la pasta suave en tu piel realizando toques hacia arriba.
  • Usa la pasta para masajearte la cara durante veinte minutos. Empieza por el mentón y sube lentamente hasta las mejillas. No pasa nada si la pasta se desmenuza en algún momento.
  • Lávate la pasta con agua tibia.
  • Aplica un tónico suave.

Crema fría de pepino y aloe vera

Esta crema fría de pepino y aloe vera es una crema súper hidratante que proporciona hidratación a tu piel y recupera su brillo natural. También posee propiedades que iluminan tu aspecto, además de exfoliar las células cutáneas muertas de la epidermis.

Necesitarás:

  • Un cuarto de taza de pepino picado y sin semillas
  • Media taza de yogur griego natural orgánico
  • Media taza de zumo de limón recién exprimido
  • Un cuarto de taza de carne de aloe vera pelada y picada

Procedimiento:

  • Coge un colador de malla, ponle algunas capas de estopilla y colócalo en un bol limpio.
  • Usa un procesador de alimentos o una batidora para hacer un puré con todos los ingredientes.
  • Vierte los ingredientes a través del colador.
  • Cubre el bol con un plato y mételo en la nevera durante un par de horas, o durante toda la noche.
  • Vierte la parte espesa de la pasta de yogur en otro bol.
  • Puedes desechar el líquido residual, o mezclarlo con harina de almendra o de yogur para usarlo como exfoliante facial.
  • Aplícate la crema espesa en tu cara, usando toques hacia arriba para evitar que la piel cuelgue.
  • Deja la pasta en tu cara durante media hora.
  • Usa un paño húmedo para eliminar la mascarilla espesa.
  • Aplica un tónico suave.

Exfoliante de miel, manzana y chía

Además de ser un superalimento popular, las semillas de chía también están cargadas de antioxidantes y nutrientes que resultan esenciales si quieres una piel limpia, radiante y suave. La miel tiene la capacidad de desobstruir los poros y eliminar la suciedad incrustada. Por otro lado, las manzanas verdes están cargadas de flavonoides, ácidos alfa hidroxi y polifenoles, los cuales pueden calmar, rellenar e iluminar la piel.

Necesitarás:

  • Dos cucharadas de miel
  • Media taza de manzana verde picada
  • Dos cucharadas de semillas de chía

Procedimiento:

  • Pon la miel, la manzana y las semillas de chía en una batidora o en un procesador de alimentos.
  • Haz un puré con todos los ingredientes hasta obtener una pasta suave. Si es necesario, agrega una pequeña cantidad de agua.
  • Deja reposar la mezcla durante cinco minutos.
  • Aplícate una cantidad generosa de esta pasta suave en la cara.
  • Masajea usando toques hacia arriba o circulares. Hazlo lentamente.
  • Usa agua templada para eliminar la pasta.
  • Aplica un tónico suave.

Exfoliante de nuez y mora

Las moras son una fuente excelente de antioxidantes, vitamina E, vitamina A y vitamina C, todos ellos nutrientes populares debido a su capacidad para disminuir los signos del envejecimiento de la piel. Este exfoliante facial proporciona una cantidad generosa de vitamina E (¡gracias, nueces!) que exfolia de forma efectiva la piel y elimina la suciedad y otras impurezas.

Necesitarás:

  • Media taza de moras o frambuesas negras
  • Media taza de nueces

Procedimiento:

  • Pon todos los ingredientes en una batidora o un procesador de alimentos hasta formar una mezcla homogénea.
  • Lávate la cara con agua tibia.
  • Aplícate la pasta en la cara.
  • Masajea usando toques hacia arriba o movimientos circulares.
  • Enjuaga con agua tibia.
  • Usa un tónico o limpiador suave.

Limpiador de leche de arroz:

El arroz, un elemento tradicional en casi todos los productos japoneses para el cuidado de la piel, contiene elevados niveles de vitamina E y resulta muy efectivo a la hora de exfoliar tu piel y mantenerla suave. Aunque los limpiadores suelen estar humedecidos con agua, es mejor usar este limpiador de leche de arroz porque estimula la producción de vitamina A o retinol, y también proporciona una cantidad generosa de calcio.

Necesitarás:

  • Un cuarto de taza de harina de arroz integral
  • Entre dos y tres cucharadas de leche de arroz orgánica (sin edulcorar)

Procedimiento:

  • Mezcla la leche de arroz y la harina de arroz integral hasta que tenga una consistencia similar a una pasta.
  • Aplícate la pasta en la piel.
  • Masajea usando toques lentos y circulares.
  • Utiliza agua tibia para enjuagar la pasta.
  • Aplica un hidratante y tónico suave.

Mascarilla de hierba de trigo y aguacate

El aguacate contiene ácido oleico, que es una excelente base hidratante para una mascarilla facial antiedad. También contiene cantidades elevadas de vitamina E, que suaviza la textura de la piel a la vez que trata el daño provocado por los radicales libres. Por otro lado, el ácido láctico del yogur elimina las células cutáneas muertas, lo que resulta en un un aspecto más fresco y luminoso. Por último, el zumo de hierba o pasto de trigo contiene vitaminas E y A, que resultan fundamentales para combatir los signos del envejecimiento de la piel y restituir su brillo juvenil.

Necesitarás:

  • Medio aguacate maduro.
  • Una cucharada de zumo de hierba de trigo (si no la tienes disponible, usa zumo en polvo reconstituido).
  • Dos cucharadas de yogur griego natural orgánico.

Procedimiento:

  • Usa una batidora o un procesador de alimentos para preparar un puré con todos los ingredientes.
  • Aplícate el puré espeso en la cara.
  • Deja el puré en tu cara durante un tiempo de entre quince y veinte minutos.
  • Usa agua tibia para eliminar la pasta.
  • Aplica un tónico suave.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Tratamientos antiedad naturales