9 signos de que podrías tener un problema de tiroides

El tiroides es una glándula con forma de mariposa situada en tu cuello que produce hormonas importantes para el metabolismo y la actividad cerebral. Los signos y síntomas de un problema de tiroides suelen ser difusos, pero si notas que alguno de los siguientes signos persiste, o si tienes más de uno de los síntomas, los endocrinólogos recomiendan consultar con un médico para que te realice un análisis de sangre con el fin de determinar tus niveles de hormonas.

Cuando tu tiroides funciona mal, puede provocar una amplia variedad de problemas de salud. Es el motivo por el cual resulta importante determinar si tienes alguno de los siguientes síntomas comunes que podrían indicar un problema de tiroides.

1. Cambios en el movimiento intestinal

El estreñimiento habitual podría ser un signo de hipotiroidismo. Las hormonas tiroideas juegan un papel a la hora de hacer que tu tracto digestivo funcione. Si produces pocas, las cosas se atascan.

Sin embargo, el hipertiroidismo puede producir el efecto contrario. Experimentarás un movimiento intestinal regular, que no llegará a ser una diarrea, pero que te hará ir al baño con más frecuencia porque todo estará acelerado.

2. Cambios en el ciclo menstrual

Los ciclos menstruales de una mujer pueden verse perturbados por una alteración en la actividad del tiroides, y la naturaleza de esa perturbación depende de si se sufre hipertiroidismo o hipotiroidismo.

Las mujeres con hipotiroidismo pueden experimentar periodos más ligeros de lo habitual, y también puede ocurrir que se salten periodos. Por contra, el hipertiroidismo puede producir periodos más intensos, o que suelen durar varios días más de lo normal. El ciclo menstrual puede ser corto, y pueden producirse pequeñas pérdidas fuera del periodo.

3. Cambios de peso

Si has probado todas las dietas bajas en carbohidratos, en grasas y en calorías, y aún así no logras tener éxito a la hora de perder peso, puede que tengas hipotiroidismo. Una glándula tiroides menos activa ralentiza tu metabolismo hasta el punto de perder su efectividad.

Por otro lado, los pacientes con hipertiroidismo no son capaces de ganar peso sin importar cuánto coman. Un tiroides más activo de lo normal acelera tu metabolismo, lo que provoca que tu cuerpo queme calorías como si fuera combustible para cohetes. Muchos pacientes también experimentan una pérdida de peso inexplicable.

4. Piel seca

Si tu piel esta seca y te pica, pueden ser síntomas de hipotiroidismo. El cambio en la textura y en la apariencia de la piel se debe probablemente a un metabolismo ralentizado, que está producido por una escasa producción de la hormona tiroidea, lo que también puede disminuir la sudoración.

La piel que no esté lo suficientemente hidratada puede volverse seca y con escamas. De igual modo, tus uñas pueden volverse quebradizas y pueden desarrollar rugosidades.

5. Fatiga

Sentirse cansado y sin energía son problemas asociados con un montón de enfermedades, pero se suelen vincular especialmente con el hipotiroidismo, que es el resultado de niveles bajos de la hormona tiroidea.

Si todavía te sientes cansado por la mañana o durante todo el día incluso después de una noche entera de sueño, es un signo de que tu tiroides puede tener una actividad por debajo de lo normal. Unos niveles reducidos de hormona tiroidea en tus células y en tu torrente sanguíneo significan que tus músculos no están recibiendo la señal para ponerse en marcha.

6. Colesterol elevado

Los niveles elevados de lipoproteína de baja densidad (o colesterol LDL) que no responden al ejercicio, la dieta o la medicación, están asociados con el hipotiroidismo. De este modo, tener niveles altos de colesterol malo puede estar provocado por un tiroides poco activo.

El hipotiroidismo que no se trata puede llevar a problemas del corazón, incluyendo fallo cardíaco o agrandamiento anormal del corazón.

7. Dolor articular y muscular

Los dolores inexplicables en tus músculos y articulaciones que no siguen a un periodo de ejercicio físico, pueden ser sintomáticos de una enfermedad del tiroides. Estos dolores pueden ser intensos, lo que podría interferir en la actividad habitual e inhibir la capacidad del paciente para realizar movimientos dentro de sus rangos normales.

Estos síntomas también se pueden manifestar como debilidad muscular, que lleva a que grupos musculares específicos no puedan soportar cargas de trabajo normales. Algunos individuos experimentan temblores en sus manos, que pueden llegar a ser graves. Tus músculos y articulaciones también pueden sufrir inflamación, dolor y rigidez.

8. Cuello hinchado

Un tiroides visiblemente agrandado o una inflamación de tu cuello que produzca dolor y una voz más grave puede indicar una enfermedad del tiroides. Esta enfermedad se llama “bocio”, y se manifiesta como un agrandamiento localizado en la base de tu cuello, que afecta a la piel y a los tejidos circundantes que protegen la glándula tiroides.

Sin embargo, la presencia de bocio no significa necesariamente que haya un problema con el tiroides en sí mismo. Este tipo de hinchazón simplemente significa que hay una enfermedad subyacente que afecta al tamaño de tu tiroides y está provocando que crezca. Si ocurre de manera aislada sin la presencia de otros síntomas, puede que no requiera tratamiento.

9. Pelo ralo

El pelo ralo, especialmente en tus cejas, es un signo común de enfermedad tiroidea. Un tiroides con una actividad mayor o menor de lo normal trastoca el ciclo de crecimiento del pelo.

Normalmente, la mayoría de tu pelo crece y una pequeña parte descansa. Cuando las hormonas tiroideas están desequilibradas, demasiado pelo descansa al mismo tiempo, lo que significa que el pelo tiene un aspecto ralo.

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos y familia

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

9 signos de que podrías tener un problema de tiroides