Técnicas correctas para correr que deberías conocer

La famosa pregunta sobre cómo hay que correr suele quedar sin respuesta en la comunidad de corredores. Hay un montón de estilos de pseudo-gurú, como el Pose o el Chi, pero la clave para correr de manera correcta y maximizar el rendimiento es un tema que se suele dejar a los entrenadores de élite o a los expertos en biomecánica.

Correr no tiene por qué ser difícil, y tampoco tiene que doler. Todos podemos aprender una forma correcta de correr, desde los principiantes a los corredores de alto rendimiento, pasando por los expertos de maratón.

Es fácil evadirse al correr, dejando el estrés en el polvo del camino y haciendo algo beneficioso para la salud física y mental. Pero ten en cuenta que no puedes pretender soñar con un mundo en el que la mecánica no importa. Prestar mucha atención a las técnicas te ayudará a tener un mejor rendimiento y a reducir el riesgo de sufrir las lesiones habituales de los corredores.

Ser cauteloso con la mecánica del cuerpo puede ahorrar energía y reducir los movimientos innecesarios para ayudar a correr con más fuerza, con mayor potencia y con una zancada más eficiente. Ten en cuenta la postura y el ritmo de la zancada utilizando las siete claves descritas a continuación. No hace falta estar pensando todo el tiempo en los consejos de los entrenadores, sólo comprobar que todo va bien más o menos cada 10 minutos. Esto te ayudará a correr con intención, lo que por sí solo te ayudará a mejorar tu mecánica al instante.

Busca siempre un ángulo

Mantén los codos estables en ángulos rectos (doblados 90 grados) y cerca del cuerpo. No relajes la posición. El movimiento de los brazos será más eficiente.

Evita alargar la zancada

Los pies deberían tocar el suelo por debajo de tus caderas, no frente a tu cuerpo. Evita alargar demasiado la zancada aumentando tu número de pasos por minuto. Al correr con un mayor ritmo de zancada, levantas y bajas los pies rápidamente, haciendo que sea muy difícil alargar en exceso la zancada. Los pies deberían golpear el suelo aproximadamente 170-180 veces por minuto.

Mantén siempre el torso erguido

Si corres erguido, los músculos abdominales deberían permanecer flexionados. Prueba a alejar la cabeza lo máximo posible de la rabadilla, para maximizar la contracción muscular y entrenar los músculos del torso al correr. Otra manera de lograrlo es concentrarte en correr erguido como si una cuerda estuviera tirando de tus caderas hacia adelante.

Eleva los dedos de los pies

La mayoría de las lesiones que sufren los corredores ocurren por correr con los dedos de los pies apuntando hacia el suelo. Intenta tocar el suelo con la parte media de tu arco manteniendo los dedos de los pies elevados. Imagina que estás deslizando tus talones hacia atrás y hacia arriba por debajo de tus nalgas. Esto te colocará en la posición correcta para tocar el suelo con el tercio anterior de los pies.

Mantén tus ojos hacia arriba

Mantén la cabeza hacia arriba y los ojos fijos en el horizonte para permanecer erguido y vertical mientras corres.

Mantén tus hombros hacia atrás y hacia abajo

Existe la posibilidad de que tiendas a encorvarte a medida que te cansas. Evítalo manteniendo los hombros hacia atrás y hacia abajo, de manera que el pecho permanezca elevado. Mueve los brazos desde el hombro, como un péndulo, de modo que el ángulo del codo se mantenga constante.

Mantén tu puño de hierro relajado

Mantén las manos ligeramente ahuecadas, pero no cierres el puño, ya que tiende a tensar los antebrazos, lo que evita un correcto movimiento de los hombros. Acuérdate de no tensar tus dedos como si estuvieras cortando el aire. Esto podría hacer que tus brazos se muevan de manera circular, en vez de hacia adelante.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Técnicas correctas para correr que deberías conocer