Síntomas de la Intolerancia a los Alimentos y Cómo Reconocerla

¿Alguna vez te ha pasado que por razones aparentemente inexplicables, pues has descansado lo suficiente y estás en perfecto equilibrio mental, comienzas a sentir ansiedad, dolor de cabeza, pérdida de energía o síntomas como falta de aliento, dolor en diferentes partes del cuerpo y cosas de ese tipo? Si tu respuesta es sí y si las razones de la aparición de tales síntomas son vagas porque te consideras una persona perfectamente sana, no te preocupes, pues la aparición de estos síntomas podría estar relacionada con tu intolerancia a los alimentos.

¿Qué es exactamente la intolerancia a los alimentos y cómo reconocerla?

En palabras simples, la intolerancia a los alimentos es la incompatibilidad de tu cuerpo con un cierto tipo de alimento. Debido a esta incompatibilidad, después del consumo de ciertos alimentos o grupos de alimentos, hay una reacción en el organismo que se produce y se manifiesta a través de síntomas específicos.

Además de esto, la intolerancia a los alimentos se manifiesta a través de otros síntomas, como debilidad general, erupciones en la piel, indigestión, diarrea, picazón frecuente e intensa y similares. A partir de estos datos, podemos concluir que una intolerancia a los alimentos es en realidad una alergia a los alimentos. Sin embargo, esta conclusión no es del todo exacta. La diferencia entre la intolerancia y las alergias alimentarias comunes, es la intensidad y la velocidad en la que se expresan las reacciones.

En particular, cuando se trata de una alergia, las reacciones ocurren inmediatamente después de comer ciertos alimentos y se expresa violentamente. Cuando se trata de intolerancia, las cosas son un poco diferentes, ya que las reacciones son lentas y más suaves y pueden aparecer después de tres días de haber consumido ciertos alimentos.

Este hecho representa un problema pues a veces ni siquiera eres consciente de que eres intolerante a ciertos alimentos y que esta es la razón por la que sientes dolor de cabeza, fatiga o algún otro síntoma.

Por lo tanto, al no ser consciente de tu intolerancia a ciertos alimentos no te tomarás la molestia de dejar de consumirlos, lo que resultará en una repetición continua de los mismos síntomas, que eventualmente podrían llegar a ser más intensos y más complejos o podrían aparecer junto con otros síntomas.

¿Cómo y dónde hacer la prueba de intolerancia a los alimentos?

Para saber a cuáles alimentos eres intolerante y a cuáles no, y con la finalidad de evitar las desagradables reacciones del organismo, es recomendable hacerse la prueba de intolerancia a los alimentos. Esta prueba se realiza con la ayuda de métodos especiales de análisis de sangre en numerosos laboratorios médicos bien equipados en todo el país. En particular, esta prueba se lleva a cabo sobre la base de la determinación de la armonía vibracional entre tu cuerpo y los alimentos. Esto significa que con pruebas de procesos especiales realizadas con dispositivos específicos, es posible medir y controlar las vibraciones del contenido de tu sangre y los modos de vibración del contenido de muchos alimentos.

De la misma manera en la que vibra tu sangre, en realidad vibra todo tu cuerpo. Mientras la armonía entre la vibración de tu cuerpo y la de los alimentos sea más alta, más alta será tu tolerancia a este tipo de alimentos. Mientras menor sea la armonía entre los dos tipos de vibraciones, mayor será tu intolerancia. Basándose en los resultados de esta prueba, es posible establecer con precisión y en detalle los alimentos que puedes y debes consumir, y cuáles debes evitar o eliminar completamente de tu menú.

Dependiendo de lo que quieras y de las posibilidades del laboratorio donde realices la prueba de intolerancia a los alimentos, esta prueba puede determinar intolerancia hasta de cientos de tipos de alimentos. Es necesario eliminar los alimentos a los que seas intolerante, todo tu cuerpo estará agradecido. Te sentirás mejor y tu salud general será más estable. Por lo tanto, tus células funcionarán correctamente y se reducirá el riesgo de diferentes tipos de enfermedades. De esta manera, será posible incluso ralentizar el envejecimiento y mejorar tu calidad de vida. Si la prueba de intolerancia a los alimentos no está disponible, ya sea porque los precios (que en caso de pruebas exhaustivas no son tan bajos y se encuentran alrededor de unos pocos cientos de dólares), o por alguna otra razón, puedes realizar una prueba parecida por ti mismo.

Para hacerlo, no necesitas ningún equipo o experiencia en el campo de la medicina, sino el tiempo suficiente y una buena concentración.

¿Cómo hacer la prueba de la intolerancia por ti mismo?

Todo lo que necesitas hacer es planificar tu menú. Al hacerlo, presta especial atención a los tipos de alimentos de “alto riesgo”, es decir, a los alimentos a los que podrías ser intolerante. Tales alimentos son generalmente huevos, leche y productos lácteos, así como casi todos los tipos de carne y los alimentos procesados industrialmente, pero en algunas casos también pueden ser verduras y frutas naturales. Cuando seleccionas los alimentos que deseas probar, debes consumirlo y hacer un seguimiento de las reacciones de tu cuerpo durante los tres días sucesivos. Si la reacción se produce en este intervalo de tiempo, significa que eres intolerante a este tipo de alimentos y si la reacción no aparece, entonces puedes consumir este tipo de alimentos con la frecuencia que desees.

Al momento de hacer la prueba, no la realices simultáneamente con diferentes alimentos sospechosos, porque entonces no sabrás exactamente cuál es el que está causando problemas.

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos y familia

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Síntomas de la Intolerancia a los Alimentos y Cómo Reconocerla