Remedios Caseros para la Tos Seca

La tos seca es un tipo de tos que no produce flema o esputo. Además del ruido incómodo que haces cada vez que toses, esta condición puede causarte dolor en el pecho y dejarte sin dormir. Los medicamentos OTC para la tos seca pueden funcionar, pero no vienen sin efectos secundarios. Algunos de ellos incluyen somnolencia, temblores y respiración lenta.

Optar por algunos remedios caseros para la tos seca te permite obtener alivio para esta condición de forma natural. Funcionan ya sea aliviando la garganta o diluyendo la flema o el esputo para que puedan ser expulsados con eficacia. A continuación encontrarás algunas de las cosas que puedes hacer si quieres poner fin a esa molesta tos seca.

Toma Leche Caliente con Miel

La miel es perfecta para alguien con tos seca por un par de razones. Primero, alivia la picazón y el dolor de la garganta. En segundo lugar, la miel ayuda a aflojar la flema espesa o el esputo. Simplemente puedes tomar una cucharada de miel. Sin embargo, muchas personas confían en la efectividad de mezclarlo previamente con un vaso de leche tibia.

Toma una Taza de Miel y Pimienta Negra

Todo el mundo sabe que la pimienta negra puede hacerte estornudar. Puedes aprovechar esta capacidad de la pimienta negra para aflojar y expulsar la flema o el esputo que tu cuerpo no logra eliminar. En una taza de agua caliente, combina una cucharadita de miel y una cucharadita de pimienta negra molida. Bebe lentamente.

Consume Té de Jengibre

El jengibre es conocido por sus excelentes propiedades antiinflamatorias. Es por eso que el consumo de té de jengibre puede ser muy beneficioso para una persona afectada por tos seca. Hacer té de jengibre es tan simple como triturar un pequeño trozo de la hierba y dejar que se empape en una taza de agua hirviendo durante unos minutos. Si gustas, puedes agregar una cucharadita de miel.

Bebe Té de Ajo con Orégano

Gracias a las propiedades antimicrobianas e inmunoestimulantes del ajo, puedes aprovecharlo para obtener alivio para la tos seca. En una taza de agua hirviendo, agrega un par de dientes de ajo triturados y una cucharadita de orégano seco. Deja que se enfríe. Agrega una cucharadita de miel para que el té tenga un sabor dulce.

Bebe una Taza de Té de Orégano

No te preocupes si no puedes tolerar el té de ajo mencionado anteriormente, porque simplemente puedes optar por una taza de té de orégano que a muchas personas les resulta más agradable beber. Todo lo que necesitas hacer es hervir algunas hojas frescas de orégano en una taza de agua. Después de unos minutos, filtra y bebe lentamente el té de orégano.

Toma Té de Raíz de Regaliz

Si estás buscando una manera efectiva y completamente natural para calmar la irritación de tu garganta debido a la tos seca, prepara una taza de té de raíz de regaliz. Simplemente hierve un par de cucharadas de raíz de regaliz seca en una taza de agua. Apaga la estufa una vez que hierva. Bebe el té de raíz de regaliz resultante después de dejarlo reposar de 10 a 15 minutos.

Haz Gárgaras con Agua Salada

Este es innegablemente el remedio casero más simple para la tos seca. Todo lo que tienes que hacer es tomar un vaso de agua tibia y disolver una cucharada de sal en él. Toma un sorbo, mira hacia arriba y haz gárgaras. Escupe el agua salada y repite el procedimiento. Es una buena idea enjuagarse la boca con agua pura después de hacer esta solución completamente natural para la tos seca.

 

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Remedios Caseros para la Tos Seca