Remedios caseros para el dolor dental

El dolor dental se refiere al dolor en los dientes y/o en sus estructuras de soporte debido a enfermedades dentales, o al dolor provocado por enfermedades de tipo no dental. También es conocido como dolor de muelas, odontalgia o dolor odontogénico.

Las causas del dolor dental incluyen un diente con un absceso, un empaste dañado, las caries, una fractura dental, una infección de encías, o los movimientos repetitivos como mascar chicle o el bruxismo. Los síntomas del dolor dental pueden incluir inflamación alrededor del diente, y además el dolor puede ser agudo, intenso o constante. También hay casos en los que el dolor ocurre debido a la presión.

Un remedio casero consiste en morder una bola de algodón empapada en aceite de clavo. El aceite de clavo es un remedio contra el dolor dental conocido desde hace mucho tiempo. El aceite de clavo tiene la capacidad de destruir las bacterias. Además, el extracto de los brotes de clavo contiene una sustancia llamada eugenol, que proporciona un efecto de adormecimiento debido a sus propiedades anestésicas locales. El aceite de clavo se puede comprar fácilmente en la mayoría de las farmacias.

Salud Inteligente en Telegram: suscríbete a nuestro canal!

Por otro lado, el jengibre y el pimiento rojo pueden servir como sustitutos de los clavos. En forma de polvo, el jengibre y el pimiento rojo se pueden verter en una taza. Luego, se añade agua hasta que la consistencia de la mezcla sea pastosa. A continuación, hay que empapar una bola de algodón en la pasta, lo suficiente para que se sature de ella. Una vez empapada con la pasta, la bola de algodón se coloca en el diente afectado. Habría que mantener el algodón en el diente, ya que la mezcla podría irritar las encías. Por otro lado, ambas especias pueden usarse de forma separada.

Aunque el aceite de clavo está disponible en las farmacias, los clavos enteros proporcionan un efecto similar. Sólo hay que metérselos en la boca y dejar que se humedezcan hasta que estén blandos. Después de eso, hay que machacarlos con los molares que no estén afectados para que liberen su aceite. Por último, habría que mantener los clavos ablandados contra el diente dolorido durante hasta 30 minutos.

El té de menta es otro de los remedios eficaces contra el dolor dental, según la revista de actualidad. Aparte de su sabor agradable, el té de menta también tiene cierta capacidad anestésica gracias a sus compuestos llamados taninos, que reducen la inflamación. Se prepara poniendo una cucharadita de hojas de menta secas en una taza de agua hirviendo y dejándolas durante 20 minutos. Una vez que el té se enfríe, enjuágate la boca con él y luego escúpelo o trágalo. Resulta interesante que también se puede poner una bolsita de té templada y húmeda en el diente afectado para conseguir un alivio momentáneo del dolor.

Por otro lado, una solución salina casera también puede ser de ayuda para aliviar el dolor dental. Es posible usar una cucharadita de sal disuelta en una taza de agua hervida a modo de enjuague bucal, que ayuda a eliminar el dolor limpiando los restos alrededor de los dientes y disminuyendo la inflamación en el interior del diente. Hay que enjuagarse con la solución durante alrededor de medio minuto antes de escupirla. Esto se puede repetir si fuera necesario.

Una tintura de mirra también puede contribuir a aliviar el dolor de dientes, ya que puede disminuir la inflamación además de ayudar a matar las bacterias dañinas de la boca. Para prepararla, agrega una cucharadita de mirra en polvo a dos tazas de agua hirviendo durante 30 minutos. Luego, cuela y deja que se enfríe. Después de eso, añade una cucharadita de la solución a media taza de agua y úsala para enjuagarte la boca. Esto puede hacerse cinco o seis veces al día.

Después de haber usado todos los remedios caseros no farmacológicos, pueden considerarse los analgésicos sin receta. Ejemplos de dichos medicamentos incluyen el paracetamol y el ibuprofeno. Es importante tener en cuenta que los medicamentos deben tomarse como se indica en el envase, en la dosis adecuada y en el momento correcto.

Aunque existen numerosos remedios para el dolor dental, la mayoría de estos dolores se pueden prevenir. Mantener una rutina de higiene oral saludable ayudará sobremanera a prevenir la caries y los dolores dentales, ya que la mayoría de estos dolores están provocados por la caries. Esta rutina incluye cepillarte los dientes de forma habitual, pasarte la seda dental una vez al día y visitar al dentista dos veces al año para una limpieza profesional.

Salud Inteligente en Telegram: suscríbete a nuestro canal!

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Remedios caseros para el dolor dental