¿Qué hace que la fresa sea tan buena para tu piel?

Las frutas ofrecen varios beneficios cuando se trata del cuidado de la piel. No sólo es beneficioso comerlas, sino que usarlas como mascarilla o exfoliante facial tiene notables efectos en cualquier tipo de piel.

Una de las frutas más efectivas que puedes utilizar es la exquisita y maravillosa fresa roja. Está considerada como una súper fruta con un montón de vitamina C y potentes antioxidantes que le proporcionarán nutrientes a tu piel.

Si se usan de manera habitual, las fresas pueden hacer maravillas a la hora de proporcionarle a tu cara un brillo y una luminosidad saludables. Debajo se describen 10 métodos que puedes utilizar para sacarle el mayor provecho a las fresas.

Nutrientes de la fresa:

1. Fibra dietética

Las fresas son una buena fuente de fibra dietética, que contribuye a eliminar las toxinas dañinas de tu organismo. También se ha demostrado que la fibra dietética resulta útil a la hora de regular el movimiento intestinal, previniendo de esta manera el estreñimiento, que es un factor conocido de las espinillas y el acné.

2. Ácido fólico

El ácido fólico ayuda a la producción de células nuevas en tu cuerpo y a la regeneración celular.

3. Vitamina C

La vitamina C resulta beneficiosa para tu piel porque combate los radicales libres que le quitan el oxígeno a las células sanas y destruyen el colágeno, lo que fomenta la aparición de líneas de expresión marcadas en la piel.

10 beneficios de las fresas para la belleza:

1. Propiedades antienvejecimiento

Las fresas contienen ácido elágico, un antioxidante que contribuye a prevenir la destrucción del colágeno, que es una de las principales causas de la formación de arrugas. El ácido elágico tiene un efecto foto-protector que previene el daño UV al suprimir la producción de metaloproteinasas de matriz extracelular (MMP, por sus siglas en inglés).

Las MMP son enzimas que contribuyen a la destrucción del colágeno. Esto ayuda a prevenir la formación de arrugas en la piel, lo que le proporciona a tu rostro un aspecto flexible.

Procedimiento:

  1. Prepara una mascarilla facial antienvejecimiento usando 1 cucharadita de miel, 2 cucharaditas de leche entera y 1/2 taza de fresas machacadas.
  2. Mezcla los ingredientes concienzudamente.
  3. Aplica la mezcla por toda tu cara y tu cuello.
  4. Deja que se asiente durante al menos 20-25 minutos.
  5. Lávala con agua fría.
  6. Seca con pequeños toques.

Nota:

Usa esta mascarilla facial al menos una vez por semana.

2. Aspecto luminoso

El zumo de fresas juega un papel importante de cara a iluminar la piel. Esto se debe al ácido elágico que contienen.

Procedimiento:

Para maximizar sus beneficios, usa zumo de fresas recién exprimido en tu piel. Puedes lavarte la mascarilla después de que se seque.

3. Aclara los labios oscuros

Las fresas contienen vitaminas y minerales importantes que pueden ayudar a tratar los labios oscuros. Además, ayudan a exfoliar las células cutáneas muertas que hacen que tus labios tengan un aspecto apagado y oscuro. Su naturaleza hidratante ayuda a engrosar y darle vida a tus labios.

Procedimiento:

  1. Machaca 1 fresa.
  2. Frota suavemente la carne en tus labios durante un par de minutos. Deja que el zumo se asiente durante al menos 5 minutos.
  3. Lava usando agua tibia.

Nota:

Haz esto al menos unas pocas veces por semana.

4. Exfoliante perfecto

Las fresas pueden usarse como exfoliante para la piel y los pies. Contienen una mayor concentración de ácido alfa hidroxi, que resulta de ayuda de cara a exfoliar las células cutáneas muertas. Además, ayuda a limpiar los poros y a tensar la piel, a la vez que la miel actúa como un agente hidratante. Hacer esta rutina al menos tres veces por semana te proporcionará una piel sana en pocos meses.

Procedimiento:

  1. Para exfoliar las células muertas, puedes preparar una excelente mezcla exfoliante usando una taza de pulpa de fresa con las semillas y añadiéndole miel.
  2. Masajea suavemente tu piel y tus labios.

5. Previene el acné

Las fresas son uno de los ingredientes clave para la piel proclive al acné. Su naturaleza ácida ayuda a eliminar el exceso de sebo, una de las principales causas del acné.

También contienen fibra, que ayuda a eliminar las toxinas perjudiciales de tu cuerpo. Las toxinas son un factor conocido de las espinillas y el acné. Come fresas y también aplícate la siguiente mascarilla facial.

Procedimiento:

  1. Machaca 5-6 fresas maduras.
  2. Agrega 1 cucharada de crema agria o de yogur natural desnatado para preparar una pasta suave.
  3. Aplícala a distintas zonas de tu cara.
  4. Déjala puesta durante 10 minutos.
  5. Lava usando agua fría.

Nota:

Usa este remedio al menos dos veces por semana para prevenir las espinillas y el acné.

6. Previene la piel grasa

El exceso de secreción de sebo hace que tu piel tenga un aspecto grasiento, algo que puedes evitar usando fresas.

Procedimiento:

Para librarte de la piel grasa, puedes aplicar pulpa de fresa directamente en tu piel o añadirla a tus mascarillas faciales. Es rica en vitamina C, que ayuda a eliminar el exceso de sebo en la piel y a nutrirla.

7. Protege tu piel de los rayos UV

Los antioxidantes y el ácido elágico presentes en las fresas protegen tu piel de los dañinos rayos UV. Éste es el motivo por el que muchos tratamientos y productos usan fresas para el cuidado de la piel.

8. Uso como aceite de masaje

El aceite de semilla de fresa está considerado como rico y muy ligero al mismo tiempo. Esto hace que sea un excelente aceite de masaje.

Además, tu piel lo absorbe fácilmente, lo que la deja bien hidratada. Aplica aceite de semilla de fresa a todo tu cuerpo después de darte una ducha o un baño.

9. Para las bolsas en los ojos

Las fresas tienen compuestos antiinflamatorios que ayudan a tratar las ojeras y las bolsas bajo los ojos, proporcionándote un aspecto fresco incluso después de no haber dormido lo suficiente.

Procedimiento:

  1. Mete 1 o 2 fresas en la nevera durante unos 30 minutos.
  2. Quítales la parte superior y córtalas en rodajas gruesas.
  3. Coloca las rodajas sobre tu cara, y déjalas durante unos 15 minutos.
  4. Quita las rodajas y lávate la cara usando agua fría.

Nota:

Puedes hacer esto por la noche antes de irte a la cama.

10. Dientes más blancos

Las fresas proporcionan una manera natural de blanquear tus dientes. Su contenido de vitamina C ayuda a descomponer la placa que provoca que tus dientes tengan un aspecto amarillento. Además, el ácido málico que contienen ayuda a transformar el color amarillo de los dientes en un blanco perlado.

Procedimiento:

  1. Tritura 1 o 2 fresas para hacer una pasta.
  2. Frota la pasta en tus dientes durante un par de minutos.
  3. Enjuágate la boca usando agua templada.

Nota:

Haz esto al menos dos veces al día durante algunas semanas.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

¿Qué hace que la fresa sea tan buena para tu piel?