Qué destruye el esmalte dental

Una dentadura sana es algo agradable de ver, ya sea en fotos o en persona. Es necesario preservar la salud de los dientes, ya que ayudan a las personas a comer y a hablar. Sin embargo, existen ciertos hábitos y prácticas que destruyen los dientes, y aquí hablaremos de algunos de ellos.

Una costumbre que arruina los dientes es masticar hielo, según la web de salud Web MD. Es posible que algunas personas piensen que el hielo no hace ningún daño, ya que no es más que agua en forma sólida, lo que significa que es natural y no tiene azúcar. Sin embargo, machacar cubitos de agua solidificada con la boca puede agrietar o astillar los dientes. Además, mascar hielo puede irritar los tejidos blandos del interior de un diente, lo que puede provocar dolores de dientes frecuentes. El hecho de que hacer crujir hielo con la boca conlleve el riesgo de destruir los dientes, no significa que comer alimentos calientes no suponga ningún riesgo. Tanto los alimentos fríos como calientes pueden producir punzadas de dolor rápidas y agudas, así que se recomienda el chicle sin azúcar como alternativa.

Beber refrescos supone otro dolor de cabeza en lo que respecta a la salud dental. Según la web de salud Sharecare, los refrescos contienen cantidades elevadas de ácidos, como el cítrico, el málico, el fosfórico y el tartárico, los cuales eliminan los minerales del esmalte dental. Aparte del azúcar, los refrescos con sabor cítrico también contribuyen a la erosión del esmalte de los dientes entre dos y cinco veces más que los refrescos de cola. Supuestamente, el contenido cítrico de la bebida se suma a su contenido ácido, lo que resulta en un efecto corrosivo mucho mayor. Además del efecto de arruinar el esmalte que provocan los refrescos, el consumo habitual de estas bebidas podría conducir a varios trastornos como la obesidad, el síndrome metabólico, la diabetes, la hipertensión y problemas cardíacos.

Aunque el zumo de frutas es rico en vitamina C, que protege al cuerpo de infecciones y enfermedades además de promover la reparación celular, se ha informado de que acaba con el esmalte dental. Según la web de salud dental 1800 Dentist, el zumo de limón contiene cantidades elevadas de ácidos, que aumentan el riesgo de sufrir erosión dental, la cual es una de las causas más comunes de caries y de la pérdida de un diente. El ácido del zumo de limón elimina la delgada capa protectora del esmalte dental, exponiendo la dentina y dejando a los dientes abiertos, lo que provoca problemas de sensibilidad y caries. Además, el ácido del zumo ablanda el esmalte dental y también irrita las encías. Con esta información, podrás reconsiderar tus comidas, aunque no deberías privarte de los nutrientes que el cuerpo necesita del zumo de frutas.

Los caramelos blandos también son en parte responsables de la destrucción del esmalte dental. Según la web de salud Medicine Net, los caramelos blandos y pegajosos resultan dañinos para los dientes. El hecho de ser pegajosos hace que queden restos de los mismos entre los dientes o sobre ellos, incluso en presencia de saliva. Como solución, habría que cepillarse bien los dientes y pasarse el hilo dental, además de considerar como alternativas los caramelos sin azúcar.

Cepillarse inmediatamente después de comer es otro factor que destruye el esmalte dental. Según la web de actualidad Local SYR, aunque lo ideal es cepillarse los dientes después de las comidas, hacerlo restregará el esmalte dental ablandado por el entorno ácido de la boca después de comer. Para solucionar esto, Debra Gray King, del Centro de Cosmética Dental de Atlanta, afirma que habría que esperar entre 30 y 60 minutos después de cada comida para cepillarse los dientes, ya que esto proporciona tiempo a los dientes para que se remineralicen y para que la acidez se neutralice.

Conociendo los hábitos mencionados que podrían destruir los dientes, deberías ser capaz de controlarlos o eliminarlos por tu bien. No obstante, si sufres de dolor o daño dental, es importante que pidas una cita a tu dentista.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Qué destruye el esmalte dental