Pieles de cebolla para tu salud y mucho más

Las escamosas y crujientes capas externas de las cebollas suelen desecharse y acabar en la basura. Debido a su textura y sequedad, mucha gente asume que la piel de la cebolla no se puede comer.

Ahora bien, ¿sabías lo nutritiva que es la piel de la cebolla? Igual que ocurre con la mayoría de las verduras y las frutas, la piel contiene más fibra y nutrientes que la carne de la verdura.

Por lo tanto, no la tires antes de darles un uso. ¡Es por tu salud!

Valor nutritivo de las pieles de cebolla:

Aunque las cebollas son una buena fuente de antioxidantes, su piel contiene más antioxidantes que la cebolla en sí misma. Además, es rica en quercetina, que es un flavonol que puede contribuir a disminuir la presión sanguínea y a prevenir la placa arterial que provoca los derrames cerebrales, según la web de salud Dr. Oz.

La quercetina está siendo estudiada para ser usada como agente para disminuir la presión sanguínea, el colesterol LDL y la inflamación, así como para combatir las alergias, tratar la depresión, mejorar el crecimiento y el funcionamiento de los músculos, y prevenir algunas formas de cáncer y otros trastornos.

Además, la piel de la cebolla es rica en fibra, y las dietas con un elevado contenido en fibra ayudan a disminuir las enfermedades coronarias, algunos tipos de cáncer, los problemas digestivos y la diabetes tipo 2. Según la web de divulgación científica Science Daily, y de acuerdo a la revista de nutrición Plant Foods for Higher Nutrition, los compuestos fenólicos presentes en las cebollas ayudan a prevenir las enfermedades coronarias y poseen propiedades anticarcinógenas.

Cómo usar la piel de cebolla:

1. Haz acopio de piel de cebolla

La manera más sencilla de integrar la piel de cebolla en tus platos de cocina es añadir estas minas nutritivas a las verduras de tu despensa.

Instrucciones:

  1. Hierve un montón de pieles de cebolla, puntas de zanahoria y cualquier otra cosa que tengas a mano para preparar la base de sopas nutritivas.

Notas:

– Si te preocupa la acidez, usa menos pieles de cebolla.

2. Té de cebolla

Cómo preparar té de cebolla:

  1. Lava las cebollas concienzudamente para eliminar los pesticidas y la suciedad.
  2. Pela las cebollas, pero guardando la piel.
  3. Coloca las pieles de cebolla en un tarro de vidrio.
  4. Vierte agua hirviendo sobre las pieles de cebolla.
  5. Tapa el tarro durante al menos 15 minutos.
  6. Cuela el té.
  7. Bebe el té de cebolla antes de irte a la cama.

Nota:

No se recomienda esta bebida para madres lactantes ni mujeres embarazadas.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Pieles de cebolla para tu salud y mucho más