Los mejores ejercicios para acabar con la papada

La pérdida de tono muscular a medida que envejeces puede hacer que tu cara tenga un aspecto caído, sobre todo en tus carrillos. Muchas mujeres recurren a la cirugía plástica para tensar las zonas afectadas, eliminando al instante la piel floja. Sin embargo, someterte al bisturí no sale barato, y también supone ciertos riesgos.

No dejes que tu papada y tu rechazo a pagar por un procedimiento invasivo y arriesgado te dejen con el ánimo por los suelos. Existen ciertos ejercicios que pueden ayudarte a lidiar con la carne caída a lo largo de la línea de la mandíbula. Es verdad que los resultados no serán tan espectaculares e instantáneos como pagar a un cirujano plástico, pero hacerlos de forma disciplinada puede proporcionar una mejora notable tras un tiempo. ¡Sigue leyendo para conocer los mejores ejercicios para la papada!

Sonrisa con pucheros

Siéntate derecha, de manera que puedas centrarte de verdad en tus carrillos. Haz pucheros con los labios e intenta llevar tu labio superior hacia la punta de tu nariz. Al hacer esto, intenta sonreír con los labios cerrados. Sabrás que estás haciéndolo de manera correcta si sientes que los músculos a lo largo de la línea de la mandíbula se tensan. Mantén la posición durante unos 10 segundos y luego descansa. Hazlo todo 5 veces.

Saca la lengua

Éste es uno de los ejercicios más sencillos para la papada. Todo lo que tienes que hacer es mirar hacia el techo, abrir la boca y sacar la lengua. Haz que apunte hacia el techo y asegúrate de sacarla tanto como puedas. ¿Sientes tirantez bajo el mentón, en la parte frontal de tu cuello y a lo largo de tu mandíbula? Bien. Lo estás haciendo correctamente.

Fingir un bostezo

Realizar este ejercicio es bueno para tensar no sólo tu papada, sino también la piel caída en la zona del cuello. Todo lo que tienes que hacer es abrir mucho la boca como haces cuando bostezas. Sin embargo, deberías cerrarla lentamente a lo largo de unos 20 segundos. Justo antes de que cierres totalmente la boca, repite el ejercicio un par de veces más.

Besar el techo

Este ejercicio también requiere que estés sentada. Empieza apuntando tu mentón hacia el techo. Luego, frunce tus labios e intenta lanzar un beso hacia el techo. Sin lugar a dudas, este movimiento te dejará una sensación de tensión a lo largo de la línea de la mandíbula. Tras unos 5 segundos, descansa y relájate. Repite todo 5 veces de principio a fin.

Mascar mientras miras hacia arriba

Hacer este ejercicio en concreto es muy bueno para lidiar con la piel que cuelga debajo de tu mentón. Mientras estás de pie o sentada, apunta tu mentón en la dirección del techo. Inclina la cabeza hacia atrás tanto como puedas pero sin hacer un esfuerzo con el cuello. Haz un movimiento de mascado durante entre 15 y 20 segundos. Descansa un rato. Repítelo tantas veces como puedas.

Inflado alterno de mejillas

Inflar una mejilla cada vez es una excelente manera de tensar tanto tus mejillas como tus carrillos. Este ejercicio se puede realizar estando de pie o sentada. Inspira profundamente, cierra la boca e infla una de tus mejillas, y luego cambia a la otra. Haz este inflado alterno tantas veces como puedas hasta que seas incapaz de seguir aguantando la respiración.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Los mejores ejercicios para acabar con la papada