Los beneficios de los imanes para la salud

“Las fuerzas magnéticas ayudan al cuerpo a curarse a sí mismo estimulando la bioquímica del organismo para que pueda tener lugar una curación natural.” ~ Magnetic Healing, por Buryl Payne

La magnetoterapia, o terapia magnética, es una técnica curativa alternativa cuya práctica se remonta a tiempos antiguos. Se sabe que los nobles egipcios llevaban pendientes, collares y adornos para la cabeza magnéticos con el objetivo de mantener su juventud y belleza. Aunque una antigua tribu africana usaba minerales magnéticos para preparar la comida con el fin de mejorar su sabor, un estudio reciente ha descubierto que los campos magnéticos podrían alterar realmente el sabor de algunos alimentos.

Cuando se trata de sus aplicaciones para la salud, la terapia magnética tiene una sólida evidencia científica demostrada por físicos, médicos, quiroprácticos y otros curadores que han dedicado sus vidas al estudio del campo magnético de la Tierra.

En oriente, la terapia magnética ha sido usada en China durante más de dos mil años. Esto está registrado en el libro más antiguo sobre medicina, el “Canon de medicina interna del emperador amarillo”, que mencionaba la práctica de colocar imanes en los puntos de acupuntura para tratar la paraplejia, la artritis y el reumatismo.

En occidente, Aristóteles escribió en el 300 a. C. sobre los beneficios curativos de los imanes. El médico griego Plinio también escribió en el 100 d. C. sobre el uso de imanes para curar las enfermedades oculares. En 1600, el médico de la Reina Isabel y científico William Gilbert escribió un completo libro detallando todos los aspectos de la terapia magnética, lo que generó un amplio interés en el magnetismo.

Mientras tanto, los estudios del siglo XX que corroboran los usos terapéuticos de los imanes incluyen la investigación realizada en 1936 por Albert Davis, quien descubrió que los dos polos del imán tienen distintos efectos biológicos. Según Davis, un polo estimula el cuerpo, mientras que otro lo calma. Médicos rusos también informaron en 1948 sobre tratamientos magnéticos que ayudan a disminuir el dolor tras la amputación de extremidades.

En la actualidad, los tratamientos con imanes se usan ampliamente en todo el mundo. Los japoneses han hecho extensos estudios sobre los efectos magnéticos, y han estado publicitando numerosos productos, incluyendo collares y brazaletes. En Europa también se han estado usando en algunos balnearios pulsos de fuerzas magnéticas generados eléctricamente.

La terapia magnética también se usa actualmente como un tratamiento alternativo o suplementario para numerosos trastornos, incluyendo (pero sin limitarse a ellos):

  • Lesiones agudas
  • Dolor de cuello
  • Dolor crónico
  • Ansiedad
  • Artritis
  • Asma
  • Síndrome del túnel carpiano
  • Diabetes
  • Dolores de cabeza
  • Hipertensión
  • Sinusitis
  • Estrés
  • Úlceras
  • Síndrome premenstrual

Sin embargo, la terapia magnética no es para todo el mundo, algo que deberían tener en cuenta especialmente quienes tengan marcapasos, bombas y otros dispositivos médicos implantados. Así que asegúrate de consultar con tu médico antes de someterte a cualquier tratamiento magnético.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Los beneficios de los imanes para la salud