Los 8 asesinos del metabolismo que te mantienen obeso

Si has intentado perder peso y acabar con la difícil grasa del abdomen sin éxito, es muy probable que estés matando a tu metabolismo con alguno de estos asesinos del metabolismo. Desde ingerir las grasas incorrectas, comer demasiados o muy pocos carbohidratos, hasta hacer los ejercicios erróneos, tus hábitos diarios podrían estar afectando a tu proceso de quema de grasas.

Los 8 asesinos del metabolismo que te mantienen obeso y con mala salud

1.  Desayuno rico en carbohidratos

Aunque existe la creencia generalizada de que quienes toman desayunos abundantes tienen cinturas más delgadas, en muchas personas provocan efectos distintos e incluso les producen más hambre. Si esto te suena familiar, es muy probable que tu “desayuno saludable” con pan, frutas y cereales sea alto en hidratos de carbono.

Teniendo en cuenta que los niveles de insulina son elevados por la mañana, tomar una comida alta en carbohidratos los incrementa aún más, dejándote hambriento al llegar al mediodía.

2. Comida baja en proteínas

El cuerpo lleva a cabo un proceso de reemplazo de proteínas durante el día, el cual descompone los tejidos musculares. Muchas personas no ingieren suficientes proteínas en su dieta, lo que les impide mantener la masa muscular necesaria para tener un aspecto esbelto. Las proteínas son necesarias para desarrollar los músculos y reparar su tejido, así que una ingesta insuficiente de proteínas hace que los músculos se deterioren. Además, una ingesta inadecuada de proteínas da lugar a una mala salud de la piel, pérdida muscular, fatiga, antojos, debilidad y dificultad para pensar.

3. Saltarse comidas

Saltarse las comidas es uno de los asesinos del metabolismo más habituales en la actualidad. Cuando se encuentra en una dieta restrictiva en calorías, el cuerpo entra en un modo supervivencia en el que ahorra energía reduciendo el ritmo cardíaco, la velocidad de la función tiroidea, y disminuyendo la temperatura corporal.

Los signos habituales de este problema incluyen estrés, baja energía, grasa abdominal difícil de eliminar, manos y pies fríos por debajo de 37 grados, y antojos de comida.

Dado que solemos creer que la clave para perder peso está en el déficit de calorías, mucha gente decide ponerse a dieta. Sin embargo, esto puede llevar a una reducción de la masa muscular, un incremento de los niveles de las hormonas del estrés, una reducción de los niveles de energía y una ralentización de la función tiroidea.

4. Ejercicios de estrés elevado

En la actualidad, cada vez más personas están demasiado estresadas, y tienen los niveles de las hormonas del estrés más elevados de lo normal.

Los ejercicios de estrés elevado como las clases de baile, el crossfit, el cardio estacionario y el entrenamiento en intervalos de alta intensidad, pueden afectar de manera negativa a tu metabolismo. Esto ocurre porque la “hormona del estrés” se segrega en exceso cuando se somete al cuerpo a factores estresantes constantes. Algunos de los factores estresantes más comunes incluyen hacer demasiado o poco ejercicio, el estrés mental y comer demasiado o poco.

5. Dietas bajas en carbohidratos

No son los hidratos de carbono lo que te hace engordar, sino el tipo de hidratos de carbono y el momento en que los ingieres. Aunque las dietas bajas en carbohidratos funcionan bien para aquéllos con resistencia a la insulina, las alternativas típicas de comida baja en carbohidratos causan más mal que bien. Suelen excluir helados, barritas, batidos y tentempiés que contienen ingredientes perjudiciales y muy procesados.

Estar privado de hidratos de carbono de forma crónica es malo, porque el hígado está sometido a estrés adicional y es forzado a trabajar más duro para procesar la glucosa a partir de grasas y proteínas.

6. Niveles altos de grasa inflamatoria / niveles bajos de grasa antiinflamatoria

Actualmente, las enfermedades cardíacas son la principal causa de muerte en EEUU. La incidencia del síndrome metabólico, la diabetes y la enfermedad de Alzheimer también está en continuo crecimiento. La culpable: ¡una dieta altamente inflamatoria!

Algunas grasas están involucradas en la pérdida de peso de manera natural, pero la dieta occidental está basada en el otro tipo de grasas, las cuales se sabe que siembran el caos en el cuerpo. Intenta comer grasas más saludables que estimulen la pérdida de peso y mejoren los niveles de energía, como el aguacate, el aceite de coco y el aceite de oliva.

7. Equilibrio de comidas inadecuado

Aprender cómo equilibrar los micronutrientes de tus comidas es de máxima importancia cuando se pretende perder peso y quemar grasas. La fórmula idea es 33% de grasas, 33% de hidratos de carbono y 33% de proteínas. Éste es el aspecto de una dieta con comidas incorrectamente equilibradas:

Desayuno: cereales, zumos, batidos, pan, tostadas

Comida: rollitos, hamburguesas, patatas fritas, bocadillos, sandwiches

Cena: boniatos, patatas, pasta

Tentempiés: barritas, bebidas de café, etc

8. Comer alimentos inflamatorios

La inflamación es una de las últimas cosas que se nos vienen a la mente cuando pensamos en perder peso. En su lugar, pensamos en:

  • Tengo que comer menos y vigilar las calorías
  • Tengo que dejar el azúcar y la comida basura
  • Tengo que empezar a hacer ejercicio de manera habitual
  • Dietas, pastillas para quemar grasas, suplementos de pérdida de peso

Por desgracia, hasta el 95 por ciento de estas cosas resulta que están matando tu metabolismo, dejándote en peor forma que la que tenías cuando comenzaste.

Si éste es el caso, es muy probable que estés sufriendo de inflamación, que está estrechamente relacionada con el aumento de peso. La mejor manera de reducir la inflamación es comer alimentos naturales y evitar los que están muy procesados.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Los 8 asesinos del metabolismo que te mantienen obeso