Librate al instante del dolor de cuello con estos 5 remedios sencillos

¿Sufres de dolor de cuello? Al menos un 70% de la población experimenta dolor de cuello significativo en algún momento de la vida, ya sea debido a una mala postura, a una lesión o a un trastorno médico subyacente.

El dolor de cuello puede tener un gran impacto en tus actividades del día a día, y tratarlo usando métodos convencionales puede resultar frustrante. A continuación te mostramos algunos remedios naturales caseros para lograr un alivio instantáneo del dolor de cuello.

Remedios caseros para el dolor de cuello:

1. Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de sidra de manzana es conocido por ser un potente antiinflamatorio y antioxidante capaz de aliviar rápidamente el dolor de cuello. Además, contiene varios nutrientes importantes que ayudan a eliminar la posibilidad de padecer dolor asociado con una deficiencia nutricional.

Procedimiento:

  1. Empapa una toalla de papel en vinagre de sidra de manzana.
  2. Ponte la toalla de papel sobre la zona afectada de tu cuello.
  3. Déjala puesta durante un par de horas.
  4. Repite al menos dos veces al día hasta que el dolor haya desaparecido.

2. Baño de sal de Epsom

Darse un baño con sal de Epsom puede disminuir el estrés, calmar la tensión muscular y proporcionarte un alivio instantáneo del dolor.

Procedimiento:

  1. Añade 2 tazas de sal de Epsom a tu baño caliente.
  2. Pon en remojo la zona del cuello durante al menos 15-20 minutos.
  3. Repite este método a diario hasta que se cure el dolor.

3. Almohadilla térmica y bolsa de hielo

Aplica hielo o calor en la zona dolorida. Puedes usar hielo durante las primeras 48-72 horas, y luego usar calor, que puedes aplicar mediante compresas calientes, almohadillas térmicas o duchas templadas. Para evitar lesiones cutáneas, asegúrate de no quedarte dormido mientras tienes puesta una bolsa de hielo o una almohadilla térmica.

4. Ejercicios de cuello

Existen varios ejercicios de rango de movimiento que pueden ayudarte a disminuir el dolor de cuello. El ejercicio estabilizará y fortalecerá los músculos de tu cuello, además de la parte superior de la espalda. Por otro lado, también puede contribuir a reducir el estrés.

Existen 2 tipos de ejercicios de cuello que pueden ayudar a aliviar y prevenir el dolor de cuello. Pero primero debes aplicar un calor húmedo en el cuello antes de realizar los ejercicios.

Procedimiento:

  1. Gira lentamente tu cuello en un movimiento circular. Hazlo tanto en el sentido horario como antihorario, para así ayudar a estirar los músculos tensos. Esto puede dolerte un poco al principio, pero acabará ayudando a tu cuello a relajarse y a curarse.
  2. También puedes mover tu cuello lentamente de atrás hacia delante, además de hacerlo de lado a lado.

Notas:

Deberías hacer cada ejercicio cinco veces en cada sesión, y realizar tres sesiones al día. Si te duele demasiado, no hagas los ejercicios y consulta con tu médico.

5. Mantente hidratado

Los discos situados entre las vértebras de tu columna necesitan agua para mantener la alineación de la espina dorsal y la altura de los discos, así como para aliviar la presión.

Cada disco intervertebral individual está formado por alrededor de un 80% de agua cuando nacemos, y esta proporción disminuye con la edad, lo que hace que el disco se vaya degenerando.

Con el tiempo, gracias al mantenimiento de unos hábitos diarios estrictos de hidratación, es posible evitar una mayor degeneración de los discos cervicales, lo que también puede reducir el dolor de cuello.

Aquí tienes unos consejos para beber más agua:

  1. Lleva contigo una botella de agua durante todo el día a modo de recordatorio para mantenerte hidratado.
  2. Incorpora la ingesta de agua a tus hábitos diarios, con prácticas como beber siempre un vaso de agua entero después de cepillarte los dientes.

 

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Librate al instante del dolor de cuello con estos 5 remedios sencillos