Jaca, la ‘fruta milagrosa’: beneficios para la salud y mucho más

La jaca o yaca posee un distintivo olor almizclado y un delicioso sabor dulce. Se trata de una fruta tropical única que se cosecha durante el otoño y el verano.

Puede alcanzar un tamaño enorme, llegando a medir 25-75 centímetros de diámetro y 10-60 centímetros de largo, y a pesar 4,5-45 kilogramos, lo que la convierte en la mayor fruta arbórea del mundo.

Beneficios de la jaca:

Información nutricional de la jaca: como alimento y para curar

1 taza (o 165 gramos) de jaca contiene 2,6 gramos de fibra, 2,4 gramos de proteínas y alrededor de 190 calorías, lo que hace que sea nutritiva y saciante.

Su elevado contenido de fibra actúa como laxante, moviendo la comida a través de tu colon para poder eliminarla de manera fluida, contribuyendo a prevenir que los desechos se peguen y obstruyan tu colon.

Semillas:

Las semillas de la jaca son ricas en potasio, proteínas, hierro y calcio. Sólo 100 gramos proporcionan 7 gramos de proteínas, 38 gramos de hidratos de carbono y 1,5 gramos de fibra. Esto es un 6% de la cantidad diaria recomendada, o CDR.

Contenido de fibra:

Según la web de salud Livestrong:

“La fibra te ayuda a llenarte, lo que facilita el adelgazamiento y contribuye a reducir tu riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, hipertensión y estreñimiento. Además, las semillas de la jaca proporcionan almidón resistente, que puede ayudarte a mejorar el control de los niveles de azúcar en sangre y a mantener tus intestinos sanos”.

Vitaminas

Las cantidades diarias recomendadas de otros componentes presentes en la jaca también son muy impresionantes: unas 7 cucharadas (o 100 gramos) de jaca contienen el 23% de la CDR de vitamina C, la cual ayuda a combatir los resfriados y la gripe, las infecciones y los radicales libres que pueden debilitar tu sistema inmune.

Aunque no contiene una enorme cantidad de vitamina A, sí que contiene flavonoides como la xantina, el ß-caroteno, la ß-criptoxantina y la luteína, en una cantidad suficiente como para influir de manera positiva en tus niveles de antioxidantes y mejorar tu piel y tu visión, así como para protegerte del cáncer de boca y pulmón.

Buena fuente de calcio, ácido fólico y otros nutrientes:

La piel de la jaca ha sido citada en estudios debido a su capacidad de eliminar el metal pesado cadmio, que es un carcinógeno humano conocido que actúa de 2 formas: altera el sistema de reparación del ADN y daña el ADN de forma directa. Por lo tanto, la piel de jaca ayuda a prevenir el cáncer.

Un estudio de 2010 mostró una grave deficiencia de vitamina A en ciertas poblaciones de América Central y Panamá, que la jaca contribuyó a aliviar.

La ración citada anteriormente contiene el 25% de la piridoxina (o vitamina B6) necesaria cada día. Un estudio reveló la manera en que ayuda a ralentizar el ritmo al que se atrofia el cerebro y al que se produce la discapacidad cognitiva, que son habituales en el Alzheimer y en otras formas de demencia.

Además, la jaca contiene cantidades elevadas de riboflavina, niacina, calcio, ácido fólico, manganeso, hierro, magnesio y potasio, siendo éste último fundamental para el funcionamiento óptimo de los fluidos del cuerpo y las células, ayudando a controlar tu presión sanguínea y tu ritmo cardíaco.

Compuestos vegetales de la jaca:

1. ß-caroteno

Este potente antioxidante ayuda a proteger del cáncer y el envejecimiento, además de a mejorar la salud de los ojos.

2. ß-criptoxantina

La ß-criptoxantina se convierte en pro-vitamina A. Ayuda a disminuir el riesgo de artritis reumatoide en al menos un 41%, y el riesgo de cáncer de pulmón en un 30%. Además, protege del daño en el ADN y en los ojos producido por los radicales libres.

3. Luteína

Un estudio ha demostrado que la luteína protege de las cataratas y de la degeneración macular relacionada con la edad (DME).

4. Potasio

El potasio ayuda a renovar la salud del corazón.

5. Xantina

Es un antioxidante excelente que protege del daño provocado por los radicales libres.

6. Vitamina B6 (piridoxina)

La vitamina B6 es un excelente nutriente que ayuda a proteger de la anemia. Es buena para desarrollar la inmunidad, para la salud cardíaca, para la prevención de los derrames cerebrales y para mucho más.

7. Vitamina A

La vitamina A es conocida por ayudar en el tratamiento del síndrome del ojo seco. También disminuye el riesgo de sufrir degeneración macular (DME). La vitamina A beneficia a la salud de los ojos y previene que resulten dañados.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Jaca, la ‘fruta milagrosa’: beneficios para la salud y mucho más