6 hábitos diarios para mantener tu garganta sana

Nuestra garganta lleva comida a nuestro esófago y aire a nuestra tráquea. Juega un papel importante en nuestra salud. Sin embargo, muchos de nosotros no solemos cuidar de nuestra garganta a menos que la tengamos rasposa, seca y tensa, o que empiece a dolernos al tragar. Tendemos a olvidarnos de que, al igual que el resto de nuestro cuerpo, nuestra garganta también necesita cuidados.

A continuación te describimos 6 hábitos que puedes agregar fácilmente a tu rutina diaria para mantener sana tu garganta.

Hidrátate a menudo

Las cuerdas vocales de tu garganta están formadas por capas protectoras acolchadas de tejidos blandos que tienen que mantenerse húmedas para estar sanas. Así que aléjate de la cafeína y del alcohol, los cuales evitan que el cuerpo pueda retener el agua. Y en vez de calmar tu sed con una botella de cola o un refresco, opta por un vaso de agua. Los expertos en salud recomiendan entre 6 y 8 vasos de agua al día, o más si estás trabajando en un entorno seco o con aire acondicionado.

Limpia tu cepillo de dientes

Igual que tus dientes necesitan un cepillado habitual, también tienes que limpiar de manera correcta tu cepillo de dientes, ya que puede albergar gérmenes y bacterias de la comida y otros materiales que pueden haberse quedado atrapados después del cepillado. Así que, antes de cepillarte los dientes por la mañana, mezcla una cucharadita de sal en una taza de agua caliente y sumerge tu cepillo de dientes en ella. La concentración de sal deshidratará las células bacterianas, dificultando el crecimiento de las bacterias.

Presta atención a la higiene

Las prácticas básicas de higiene, como lavarse las manos antes de comer y no compartir los utensilios de alimentación ni otros objetos personales, pueden ser de ayuda a la hora de prevenir el dolor de garganta, ya que evitan que los problemas virales o bacterianos de garganta se extiendan a los demás.

Descansa tu garganta

Durante los periodos en los que más la usas, fíjate como objetivo echar “siestas vocales” de vez en cuando. Esto es especialmente importante si tu trabajo implica hablar mucho, como ocurre con los profesores. Encuentra maneras silenciosas de pasar tus descansos, en vez de meterte en ruidosas charlas con tus colegas.

Haz gárgaras con una solución salina

Como se dijo antes, un enjuague con sal es un gran desinfectante que puede dificultar el crecimiento de las bacterias. Así que para tener una garganta sana y un aliento sin olor por la mañana, haz gárgaras con una mezcla de sal y agua caliente antes de irte a la cama.

Calienta los músculos de la garganta

Estirar los músculos en frío puede provocar lesiones. Esto también es cierto para tu garganta. Así que si eres cantante, actor, locutor, profesor, médico o algo parecido, realiza calentamientos vocales cada mañana para preparar tus cuerdas vocales. Será suficiente con bostezar, generar un zumbido, o canturrear con tonos lentos y suaves.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

6 hábitos diarios para mantener tu garganta sana