Once hábitos de la gente feliz

¿Alguna vez te has sentido triste tras horas de navegar por internet? Saltas de perfil en perfil, de artículo en artículo, y cuando llega el momento de apagar el ordenador, te sientes vacío. Esto puede ser porque la mayoría de las páginas en la web hoy en día tratan temas sobre personas que son tóxicas y están estresadas. Son vampiros de energía que succionan toda la energía positiva de tu sistema y la reemplazan con su propia energía negativa.

Las primeras frases de estos artículos suelen empezar con “¿hay un montón de gente tóxica en tu oficina?”, lo que luego incluye lentamente a hermanos, amistades y a la familia. Hay algunos artículos que te ayudan a averiguar si eres una de esas personas. Estos artículos te permiten detenerte un rato, fingir que eres otra persona y comprobar tu comportamiento: ¿Desatiendes a tus amigos? ¿Disfrutas de los dramas y de ser el centro de atención? ¿Siempre culpas a los demás?

Si has respondido sí a alguna de las preguntas no pasa nada, porque siempre hay un poquito de toxicidad en todos nosotros y no hay nada malo en ello. Si eres tóxico porque no tienes la autoestima elevada o porque tienes miedo de un montón de cosas, tampoco pasa nada porque todos nosotros hemos experimentado eso en algún momento de nuestras vidas.

Algunas veces nuestras emociones se sobreponen a lo mejor de nosotros y hacemos cosas locas porque nos sentimos excluidos, desesperados o asustados. Son cosas de las que no estamos orgullosos y que preferiríamos olvidar, pero también son experiencias que nos enseñan un par de cosas sobre nosotros mismos. Siempre podemos levantarnos cuando nos caemos, empezar de nuevo y trabajar en maneras de mejorar. Es inútil jugar al juego de la culpa y esperar que sean los demás quienes cambien, porque tan sólo conseguirás llevarte una decepción. En vez de eso, céntrate en ti mismo y encuentra maneras de ser feliz.

Si te han herido en el pasado, no te vamos a decir que lo dejes pasar todo y que sigas adelante porque sabemos que dejar pasar las cosas es un proceso largo y que hay que respetar. Hay muchas maneras de empezar tu curación y mantener a raya esa nube de negatividad. Sigue leyendo y, con suerte, estos pasos te ayudarán a encontrar el camino de vuelta a ti mismo.

Empieza a creer en ti mismo

Éste es el primer paso. Tienes que dejar de dudar de ti mismo. En vez de dar amor a personas que no lo merecen, debes dártelo a ti mismo. El error común que suele cometer la gente es amar a las personas erróneas hasta que su nivel de amor llega a cero. Puedes leer libros de autoayuda para fortalecerte y ayudarte a recordar las cosas que olvidaste cuando estabas deprimido. Una vez que recuperes la confianza en ti mismo, te sentirás genial, fortalecido y listo para patear traseros.

Tratamiento diario de spa

Cuando entras en un spa, tu cuerpo empieza a relajarse. Esto es porque el aroma le dice a tu cerebro que se relaje, que olvide el estrés y que piense en recuerdos felices. Ir todos los días a un spa puede ser bastante caro, así que no te lo recomendamos. Sin embargo, puedes crear un ambiente similar al del spa comprando una buena selección de aceites esenciales. Éstos te ayudarán a superar los días difíciles, te servirán de talismán positivo y te relajarán. Elige aceites esenciales de grado terapéutico que no tengan rellenos ni aditivos.

Pequeñas cartas de amor

No estamos hablando de notas de Facebook, porque eso no es divertido. En su lugar, vuelve a la vieja escuela y escribe notas a tus amigos y a tu familia. Las notas escritas a mano muestran que has pensado en ellos, y ver tu caligrafía en la tarjeta hará que quieran atesorarla aún más.

Colorea el estrés

Las manualidades y los colores tienen poderes curativos. Si sientes que estás a punto de explotar, coge un libro de colorear y rellena los espacios vacíos de color. Éste es el motivo por el que la mayoría de las estanterías en las tiendas de libros están repletas de libros de colorear para adultos. Los diseños son elaborados, las páginas son de buena calidad, y el simple acto de jugar con los colores puede ser muy terapéutico. Puedes usar acuarelas, ceras pastel al aceite, crayones, lápices de colores y bolígrafos de gel para liberar el estrés y empezar la curación.

Disfruta de una taza de té caliente

Hay días malos que se pueden arreglar con una taza de té caliente. Puedes improvisar una deliciosa mezcla de escaramujo, menta, hibisco y citronela para iluminar tu espíritu y hacerte sentir de manera increíble sin tener que enfrentarte a ingredientes artificiales y a la cafeína. Sabe genial, te hace sentir genial, y es la manera perfecta de finalizar un largo y estresante día.

Auriculares dentro, volumen arriba

Desconecta del mundo enchufando los auriculares y escuchando tus canciones favoritas. A veces tu cerebro se abarrota de tus propios pensamientos y estar en un entorno ruidoso no ayuda para nada.

Prepárate una comida suntuosa

Hay algo terapéutico en cocinar tu propia comida. También es una manera genial de recordarte a ti mismo que te quieres. Hoy en día es difícil tomar una comida decente porque la mayoría de alimentos están llenos de ingredientes poco sanos, conservantes y aditivos. Cuando cocinas para ti mismo, te aseguras de que los ingredientes sean frescos, y le das a tu cuerpo los nutrientes y el amor que se merece.

Actitud de gratitud

Algunos días parecerá que el mundo te está atacando. De miles de millones de personas, todas las fuerzas del Universo han conspirado para hacer que todo vaya en tu contra: pierdes tu trabajo, tu pareja de pronto decide que no sois compatibles, estás atascado en el tráfico, está lloviendo, y acabas rompiendo a llorar. Suena irónico, pero una de las maneras de superar esos días horribles es decir gracias. Piensa en tus amigos y tu familia, mira fotografías que sellaron buenos recuerdos y, antes de que te des cuenta, estarás sonriendo y agitando la cabeza porque tuviste un infierno de día pero te las has arreglado para acabarlo con un broche de oro a pesar de todo. Nuestro cerebro sólo puede procesar una emoción a la vez, así que si la suerte no está a tu favor, sonríe.

La clave es la confianza en ti mismo

Lánzate cumplidos cuando te levantes por la mañana y antes de ir a dormir por la noche. El mantra puede ser algo como “me quiero” o “soy guapo”. Estas frases ayudarán a construir la confianza en ti mismo y a mejorar tu autoestima.

Perdón

Una de las razones por las que a algunas personas les lleva muchísimo tiempo dejar pasar las cosas es porque quieren que les pidan perdón. No pasa nada, pero a veces las personas no nos piden perdón porque sienten que no han hecho nada malo. La única solución a este problema es pedirte perdón a ti mismo. Aceptar lo que ocurrió, perdonarte a ti mismo, y dejarlo pasar. Esto te permitirá ver el mundo desde una perspectiva distinta. Elimina la carga y ayuda a librarse de la culpa.

Escribe los pensamientos

Esto es perfecto para aquéllos a los que les gusta quejarse de absolutamente todo: el servicio de comida, el tiempo, alguna gente de la oficina, etc. Si eres una de esas personas, hazte un favor y escribe todas tus quejas en un trozo de papel. A medida que escribes liberas las emociones negativas y podrás reflexionar sobre esos problemas después de escribirlos. Mantén un diario y ponlo en una mesa junto a tu cama para que puedas escribir los pensamientos que te mantienen despierto por la noche. Recuerda: la gente con pensamientos feos acaba teniendo caras feas. No querrías eso, ¿verdad?

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos y familia.

 

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Once hábitos de la gente feliz