Fantásticos remedios caseros para el olor de pies

Tus pies apestan debido a la multiplicación de las bacterias causantes del mal olor, a las cuales les encantan los sitios que son calientes y húmedos. Tener mal olor en los pies puede ser algo embarazoso, sobre todo en el momento en que el olor llena la habitación y hace que todos los demás corran hacia fuera para respirar algo de aire fresco.

Por suerte, no tienes que vivir con este problema. Eso se debe a que hay un puñado de fantásticos remedios caseros para el olor de los pies. Comprueba cuál de los siguientes te funcionará mejor, de manera que puedas disfrutar de una vida sin bochorno:

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es uno de los desodorantes completamente naturales más populares del planeta. No hace falta decir que este polvo blanco multifunción que absorbe el mal olor puede ayudar a mantener a raya el olor de los pies. En una palangana pequeña, mezcla una cucharada de bicarbonato y un litro de agua templada. Remoja tus pies en esta mezcla durante un tiempo de entre 15 y 20 minutos, y luego sécalos bien. También es una buena idea esparcir algo de bicarbonato en tus zapatos, además de espolvorear tus pies con él antes de salir de casa.

Polvo de alumbre

Debido a sus magníficas propiedades antisépticas, el polvo de alumbre puede usarse para matar las bacterias causantes del mal olor de tus pies. Todo lo que tienes que hacer es disolver una cucharadita de polvo de alumbre en una taza de agua tibia y usarla para lavarte los pies. Deja que se sequen al aire y espolvorea un poco de polvo de alumbre entre los dedos de tus pies para mantener a raya las bacterias y el mal olor. Puedes comprar fácilmente polvo de alumbre en tu farmacia o en tu tienda de alimentación sana local.

Sal de roca

No es ningún secreto que la sal de roca tiene propiedades antimicrobianas y desodorizantes. Coge una palangana lo bastante grande como para meter tus dos pies y llénala con agua tibia. Disuelve un par de cucharadas de sal de roca, y sumerge tus pies en ella durante entre 10 y 15 minutos. Después, sécate bien los pies.

Vinagre de sidra de manzana

Con la ayuda del vinagre de sidra de manzana, puedes convertir fácilmente tus pies en un entorno que sea menos amigable para las bacterias causantes del mal olor. Este líquido ácido reseca cada recoveco y rendija de tus pies, haciendo que sea muy difícil que las bacterias prosperen. En una palangana, mezcla 1 parte de vinagre de sidra de manzana con 2 partes de agua, y sumerge tus pies en ella durante alrededor de media hora. Sécate bien antes de ponerte tus calcetines y tus zapatos.

Té negro

Poner a remojo tus pies en té negro ayuda a protegerlos del mal olor de dos formas. En primer lugar, cierra los poros, y eso hace que tus pies suden menos. Y en segundo lugar, el té negro posee propiedades antibacterianas que matan a los microbios que hacen que tus pies apesten. Simplemente hierve 2 bolsitas de té en 3 tazas de agua. Luego, viértelo en una palangana pequeña y añade un par de litros de agua del grifo. Pon a remojo tus pies en esta solución durante un tiempo de entre 15 y 20 minutos.

Té de jengibre

Debido a sus propiedades antibacterianas, además de su capacidad de neutralizar las toxinas, el jengibre es un excelente remedio casero contra el olor de pies. Pela una raíz de jengibre mediana. Córtala en trozos pequeños y machácalos. Mételos en una taza de agua caliente y déjalos en infusión durante varios minutos. Una vez que se haya enfriado, cuela el líquido y aplícatelo en los pies al irte a la cama.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Fantásticos remedios caseros para el olor de pies