Exfoliante artesanal de café para una piel sana y luminosa

El número cada vez mayor de cafeterías en distintas ciudades alrededor del mundo demuestra que la población de bebedores de café por ciudad está en aumento. Se consume por la mañana, por la tarde y al anochecer, dependiendo de cuánto necesite uno espabilarse. Se trata de la bebida definitiva a la que recurrir cuando alguien pide un trozo de tarta o algún tipo de dulce. También hay personas que son incapaces de funcionar sin café. No puedes hablarles a no ser que hayan terminado de beberse al menos una taza de café caliente por la mañana. Una vez que se han terminado esa taza de cafeína, el mundo pasa de pronto a ser un sitio mejor. Cada vez más personas beben café, sin importar si está caliente o frío. De hecho, si existiera una lista de las bebidas más consumidas, es muy probable que el café estuviera en el primer puesto.

La gente intenta experimentar con el sabor del café. Algunas tiendas han incorporado café al helado, las tartas, los donuts, el pan, las galletas, el chocolate, los caramelos, etc. Está por todas partes. Ahora bien, aunque es más popular debido a su capacidad de proporcionarte el muy necesario estímulo de energía por la mañana, también puede darle a tu piel un brillo bonito y radiante.

La exfoliación es la clave

¿El café como exfoliante? ¿Por qué no? Es probable que te estés preguntando por qué sugerimos esto cuando existen un montón de productos exfoliantes en las tiendas. Bueno, no es ningún secreto que dichos productos exfoliantes son efectivos, pero resulta que existe el riesgo de que sufras efectos secundarios a largo plazo debido a los compuestos químicos que contienen. Los resultados son temporales, pero los efectos secundarios son permanentes, y eso asusta. La ventaja de usar café como exfoliante es que está libre de sustancias químicas, es asequible y, sobre todo, resulta efectivo.

He aquí un consejo: después de que hayas devorado esa taza de café caliente por la mañana, saca los posos que quedan en el fondo y resérvalos. Puedes usar esos posos de café para improvisar una mascarilla facial que puedes usar para exfoliar tu piel, incluyendo las células muertas. La exfoliación también te ayuda a combatir los signos del envejecimiento, como las arrugas, las líneas de expresión y las patas de gallo, dado que el proceso elimina la acumulación de la piel externa y reduce la profundidad de dichas líneas de expresión.

La exfoliación acaba con la piel apagada y gris, proporcionándote un brillo juvenil, radiante y saludable. También contribuye a eliminar los residuos atascados en tus poros y a prevenir las espinillas, los puntos negros y el acné. Al disminuir las toxinas, también se reducen las inflamaciones de la piel. Como resultado, tu piel podrá absorber con facilidad las cremas tópicas y otros tratamientos para el cuidado de la piel.

En pocas palabras, la exfoliación mejora la salud y el aspecto de tu piel. Esto ha sido comprobado y demostrado por dermatólogos y profesionales del cuidado de la piel de todo el mundo.

Como las cremas y los tratamientos exfoliantes pueden resultar bastante caros, incluimos una receta para que puedas preparar tu propio exfoliante en casa.

Para preparar la mascarilla, necesitarás lo siguiente:

  • Aceite de coco: este ingrediente hidrata y suaviza tu piel, además de eliminar las bacterias y las toxinas.
  • Café: este ingrediente está cargado de antioxidantes que ayudan a reducir los signos del envejecimiento y a disminuir la hinchazón alrededor de la zona de los ojos. También posee propiedades antiinflamatorias que contribuyen a disminuir la aparición de manchas rojas en tu piel. Además, activa la producción de elastina y colágeno, dos elementos importantes a la hora de reducir la aparición de patas de gallo, líneas de expresión y arrugas.

Pasos para preparar la mascarilla de aceite de coco y café:

  • Coge una cucharada de aceite de coco orgánico y otra cucharada de café orgánico molido finamente. Bate ambos ingredientes.
  • Mezcla los dos ingredientes hasta que tengan una consistencia de pasta.
  • Aplica la pasta de aceite de coco y café en tu cara usando toques ascendentes o circulares para evitar que tu piel cuelgue.
  • Deja la pasta en tu cara durante un par de minutos para que la piel pueda absorber los nutrientes.
  • Enjuaga con agua fría. Asegúrate de que la pasta no te entre en los ojos.
  • Sécate la cara con pequeños toques usando una toalla suave.

Esta mascarilla de aceite de coco y café es bastante fácil de preparar, y los ingredientes resultan muy asequibles. Además, hidratará y exfoliará tu piel, a la vez que combate los distintos signos del envejecimiento. Está demostrado que resulta efectiva, y lo mejor es que todos los ingredientes son orgánicos. No debes preocuparte de ningún efecto secundario porque en su elaboración no se usan productos químicos.

Consejo: ahora que ya sabes cómo hacer esta mascarilla de aceite de coco y café, ¿qué tal si haces más para tu familia y tus amigos cercanos? Puedes meter la mascarilla en un recipiente y envolverlo para que tus amistades también puedan tener una piel bonita y luminosa.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Exfoliante artesanal de café para una piel sana y luminosa