Evita estos hábitos comunes que dañan tus riñones

Los riñones son muy importantes para nuestra salud, y juegan un papel relevante en nuestro organismo. Eliminan toxinas, filtran la sangre, absorben minerales y neutralizan los ácidos.

El daño en los riñones a menudo para desapercibido durante años, dado que los riñones pueden funcionar incluso al 20% de su capacidad. Es el motivo por el que se utiliza el término “enfermedades silenciosas” para denominar a las enfermedades renales. Por lo tanto, resulta muy importante cuidar de los riñones antes de que sea demasiado tarde.

Debajo hay una lista de 10 hábitos comunes que ejercen un montón de presión en tus riñones y pueden provocar un daño grave con el tiempo.

No beber suficiente agua

Los riñones deben ser hidratados con frecuencia para que puedan llevar a cabo sus funciones. No beber suficiente agua puede hacer que las toxinas se acumulen en la sangre, dado que no habrá suficientes fluidos para filtrarlos a través de los riñones.

Retrasar la llamada de la naturaleza

Retener la orina de manera habitual incrementa la presión de la orina y puede producir piedras en el riñón e incluso fallo renal. En vez de retrasar tus necesidades, hazle caso a tu cuerpo cuando llame la naturaleza.

Demasiada sal en tu dieta

El cuerpo necesita sal o sodio para funcionar correctamente. Sin embargo, algunas personas consumen demasiada sal, lo que puede ejercer un montón de estrés en los riñones y elevar la presión sanguínea. Se recomienda no ingerir más de 5 gramos de sal cada día.

Abandona el hábito del azúcar

Las personas que consumen al menos 2 o más bebidas azucaradas al día son más proclives a tener proteínas en su orina, lo que es un signo temprano de que tus riñones no están haciendo su trabajo como deberían.

Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Japón sugirió que beber 2 o más refrescos al día puede provocar un mayor riesgo de enfermedad renal. Quienes consumían una enorme cantidad de refrescos eran más propensos a tener proteínas en su orina.

La proteinuria, o la presencia de proteínas en la orina, es indicativa de daño renal, pero cuando se descubre en esa fase, aún es posible revertir la enfermedad.

No dormir lo suficiente

Dormir bien por la noche no sólo es beneficioso para tu salud, sino también para tus riñones. El tejido renal se renueva durante la noche, de manera que las interrupciones del sueño pueden dañar a este órgano.

Demasiada proteína animal

Un consumo excesivo de proteína, sobre todo de carne roja, aumenta la carga metabólica en tus riñones. Más proteína en tu dieta supone que los riñones tienen que trabajar más duro y esto puede conducir a una disfunción o un daño renal con el tiempo.

Consumo de alcohol

El alcohol es una toxina legal que ejerce un montón de estrés en el hígado y en los riñones cuando se consume en grandes cantidades. Beber un vaso de cerveza o vino tinto de vez en cuando está bien, pero consumir más que eso no es saludable.

Deficiencias de minerales y vitaminas

Una dieta rica en frutas y verduras frescas resulta vital para el funcionamiento de tus riñones y para tu salud general. El riesgo de sufrir fallo renal y piedras en el riñón es mayor cuando existe una deficiencia de vitaminas y minerales. El magnesio y la vitamina B6 son muy importantes a la hora de disminuir el riesgo de piedras en el riñón.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Evita estos hábitos comunes que dañan tus riñones