Estos 4 hábitos alimentarios pueden dañar tu hígado

El hígado es unos de los órganos más delicados y esenciales de tu cuerpo. Produce bilis, filtra toxinas, y transforma proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales.

Pero, ¿sabes si estás cuidando correctamente de tu hígado? A veces, sin saberlo, los hábitos de tu estilo de vida no son buenos para la salud de tu cuerpo. ¿Por qué no aprender a cuidar de tu hígado un poco mejor?

¿Qué puede dañar tu hígado?

Echemos un vistazo a los hábitos que dañan tu hígado.

1. Consumir mucho alcohol

El consumo excesivo de alcohol es la causa más común de daño hepático. Una cantidad excesiva de alcohol reduce la capacidad de tu hígado de eliminar las toxinas del cuerpo.

Esto es debido a que el hígado se desvía de sus otras funciones y se centra principalmente en convertir el alcohol a una forma menos tóxica, provocando inflamación y enfermedad del hígado graso.

Cuando el hígado descompone el alcohol, la reacción química puede dañar las células hepáticas y, tras un largo periodo de tiempo consumiendo cantidades excesivas de alcohol, el daño puede ser permanente y provocar cirrosis o fibrosis del hígado, lo que lleva a una pérdida de la función hepática.

2. Tomar demasiada sal

Los expertos recomiendan consumir como mucho entre 2000 y 2400 miligramos de sal cada día. La gente tiende a consumir 5000, 6000, o incluso hasta 10000 miligramos al día, debido a los alimentos envasados y a la comida rápida, que utilizan sal como conservante.

En el caso de los individuos que ya tienen problemas de hígado, el exceso de sodio puede provocar inflamación en el abdomen y retención de líquidos. Ambos pueden hacer que el hígado trabaje en exceso.

3. Tomar demasiados alimentos procesados

La grasa que se acumula en tu hígado que es inducida por una sobrecarga de azúcar puede llevar a la formación de tejido cicatrizal, que es una de las causas de la cirrosis.

Los azúcares naturales presentes en las frutas y las verduras están bien, porque van acompañados de fibra alimentaria y se metabolizan lentamente.

Pero los alimentos procesados y edulcorados de manera artificial, por contra, están llenos de azúcar sin apenas fibra alimentaria, lo que no es bueno para tu hígado y debería evitarse siempre que sea posible.

4. Saltarse el desayuno

Saltarse el desayuno es malo para tu salud. Se sabe que esta práctica lleva a un aumento de peso en el largo plazo. Y, como sabes, el aumento de peso no es bueno para tu hígado.

Además, otro motivo para tomar un desayuno abundante cada mañana es asegurarte de establecer un estándar de alimentación sin comida procesada, sin toxinas y rico en nutrientes para el resto de tu día.

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos y familia.

 

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Estos 4 hábitos alimentarios pueden dañar tu hígado