Esto es lo que le pasa a tu corazón cuando tomas bebidas energéticas

Para muchos jóvenes, recurrir a una bebida energética es como coger una taza de café.

Ya sea para estudiar de cara a un examen inminente, para permanecer despiertos al volante o para obtener un impulso de energía antes de una fiesta, la gente joven depende de las bebidas energéticas para sacarle más provecho a sus días.

Sin embargo, consumir una bebida energética puede ser increíblemente peligroso, especialmente para los niños pequeños y los adolescentes.

Peligros de las bebidas energéticas: lo que le hacen a tu cuerpo

En un artículo reciente, el Daily Mail publicó el siguiente gráfico, que desglosa cómo reacciona tu cuerpo al terminarte una bebida energética.

Primeros 10 minutos tras terminarte tu lata

La cafeína empieza a introducirse en tu torrente sanguíneo, y tu ritmo cardíaco y tu presión sanguínea empiezan a elevarse.

15-45 minutos

Después de tragarte una bebida energética, empezar a sentirte más alerta y centrado puede llevar entre 15-40 minutos.

30-50 minutos

En este momento, has absorbido completamente la cafeína y tu cuerpo empieza a reaccionar: tus pupilas se dilatan, tu presión sanguínea se eleva y tu hígado incrementa los niveles de azúcar en sangre. Esto provoca que tu páncreas segregue insulina, que le manda a tu organismo la señal para almacenar el exceso de azúcar como grasa.

Llegados a este punto, los receptores de adenosina de tu cerebro se bloquean para prevenir la somnolencia. Unos investigadores publicaron en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense que, debido a estos efectos, tomar sólo una de estas bebidas incrementa tu riesgo de enfermedad cardiovascular.

1 hora después

Sólo una hora después de beber, tu cuerpo empieza a ralentizarse. Tu azúcar en sangre se estrella, y la cafeína empieza a gastarse lentamente. Como consecuencia, te sentirás cansado y posiblemente incluso deshidratado, debido a que tu cuerpo ya ha eliminado toda el agua de la bebida, y los pocos nutrientes presentes en dicha bebida se han eliminado con ella.

5-6 horas

La mitad de la cafeína que has consumido se ha utilizado. Si tomas la píldora del día después, puede llevarle a tu cuerpo 10 horas llegar a la misma fase.

12 horas

En este momento, la mayoría de las personas han eliminado por completo la cafeína de sus torrentes sanguíneos. Factores como la edad, el nivel de actividad y el sexo pueden jugar un papel en el tiempo que le lleva a tu cuerpo alcanzar esta fase.

12-24 horas

En 12-24 horas después de tu primera lata, tu cuerpo empieza a tener antojo de otra bebida, y se notan síntomas de abstinencia. Si estás acostumbrado a tomar estas bebidas cada día, saltarte tu hábito puede dejarte letárgico y angustiado, y hacer que experimentes dolores de cabeza y estreñimiento.

7-12 días después

Dos semanas es todo lo que se tarda en volverse tolerante a la cafeína. Esto significa que tu cuerpo empieza a necesitar más cafeína para conseguir los mismos efectos.

¿Por qué son tan malas las bebidas energéticas?

Las bebidas energéticas no sólo contienen un montón de cafeína, sino que también están cargadas de azúcar y edulcorantes artificiales. Mezcladas con alcohol, se dice que la combinación tiene efectos estimulantes parecidos a los de la cocaína.

En un estudio publicado en la Revista Médica Británica, los investigadores alertaban de que las bebidas energéticas dañaban tanto al hígado que incluso pueden provocar hepatitis aguda. La hepatitis puede producir enfermedad hepática, fallo del hígado y necrosis.

“Un hombre de 50 años que anteriormente estaba sano se presentó con malestar general, anorexia, dolor abdominal, náuseas, vómitos, ictericia generalizada y escleral, y orina oscura. No estaba bajo ninguna medicación con o sin receta, pero afirmaba haberse bebido 4-5 bebidas energéticas al día durante las 3 semanas anteriores a presentarse”, escribió la doctora Jennifer Nicole Harb en el resumen del estudio.

Los investigadores concluyeron que estos efectos eran principalmente debidos a la vitamina B3, que se agrega a las bebidas energéticas para ayudar a tu cuerpo a convertir dichas bebidas en energía. Otros ingredientes como el jarabe de alta fructosa y los edulcorantes añadidos también dañan el hígado.

Además, un exceso de niacina puede causar quemazón, hormigueo, picor y enrojecimiento en la cara, los brazos y el pecho.

Los niños están en peligro

Todo lo dicho hace que estas bebidas sean increíblemente peligrosas para los niños. En un caso, una niña de 14 años de Maryland murió tras beberse dos latas de 700 gramos. Otros casos que involucran enfermedades y muertes relacionadas con las bebidas energéticas están siendo investigados actualmente por la Administración de Alimentos y Medicamentos. Se estima que el número de personas hospitalizadas debido a las bebidas energéticas se duplicó entre 2007 y 2014 en los Estados Unidos, según la Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental.

Según la revista Maclean’s, investigadores de la Clínica Mayo alertan de que una sola lata de 473 mL “puede elevar notablemente la presión sanguínea y aumentar los niveles de hormonas del estrés.” Estos efectos empeoran cuando la bebida se mezcla con alcohol.

El equipo estudió a 25 voluntarios jóvenes y sanos sin problemas médicos, y encontró que consumir bebidas energéticas llevó a los participantes que bebieron Rockstar a tener un aumento de 3,5 puntos en su presión sanguínea, y mayores niveles de la hormona del estrés norepinefrina, en comparación con el grupo de control.

“Creemos que el consumidor debería ser más cauteloso a la hora de consumir bebidas energéticas debido a los posibles riesgos para la salud”, dice la doctora Anna Svatikova, principal autora del estudio de la Clínica Mayo.

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos y familia.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Esto es lo que le pasa a tu corazón cuando tomas bebidas energéticas