Éste es el motivo por el que deberías comer fresas y arándanos 3 veces por semana

Un estudio significativo ha asociado la ingesta de bayas con una mejora en la salud del corazón. Y un suplemento o una pastilla no pueden proporcionarte el mismo beneficio.

Además, no necesitarás una cucharada de azúcar para ayudarte a tragar esta medicina, ya que comer más fresas y arándanos puede ser una manera deliciosa de proteger tu corazón.

Estudio

Este hallazgo procede de un estudio reciente liderado por el doctor Eric Rimm, profesor asociado en la Escuela de Salud Pública de Harvard y en la Escuela de Medicina de Harvard. Rimm afirmó que “cuanto antes la gente siga un tipo de dieta que incluya una mayor ingesta de fresas y arándanos, mejor”.

El equipo del doctor Rimm recopiló datos de alrededor de 93.600 mujeres con edades comprendidas entre los 25 y los 42 años, y que se habían inscrito al estudio de salud femenina Nurses’ Health Study. A lo largo de 18 años, las participantes informaron sobre la frecuencia con la que consumían distintos tipos de alimentos.

Pero, ¿por qué estudiar a mujeres relativamente jóvenes? El motivo es que este grupo tiene un riesgo bajo de sufrir un ataque al corazón. De esta manera, en esta población debería ser más fácil excluir los factores que incrementan dicho riesgo, en comparación con las personas más mayores que presentan varios factores de riesgo de sufrir un ataque cardíaco. Además, es probable que los factores de riesgo presentes en las mujeres jóvenes se puedan aplicar también a los hombres y las mujeres mayores.

De esta manera, se puso de manifiesto un factor de riesgo: las mujeres que comían menos fresas y arándanos tenían un mayor riesgo de sufrir un ataque al corazón. Las que consumían mayor cantidad fueron un 34% menos propensas a haber sufrido un infarto, en comparación con las mujeres que comían la menor cantidad de estos frutos.

¿Cuántas bayas tienes que comer?

No había demasiada diferencia entre las mujeres que consumían sólo unas pocas bayas de vez en cuando y las que no consumían ninguna en absoluto. Parece haber un efecto umbral por el que es necesario consumir una cantidad mínima de bayas para obtener sus beneficios para el corazón.

“Las participantes que disfrutaron de los beneficios para el corazón tomaban 3 o más raciones de media taza de fresas o arándanos por semana”.

Ahora bien, ¿por qué sólo arándanos y fresas? Pues porque estas bayas son especialmente ricas en unos compuestos químicos conocidos como antocianinas. El estudio sugiere que las antocianinas tienen varios efectos sobre el cuerpo: aumentan la elasticidad de los vasos sanguíneos y reducen la presión de la sangre.

Además, no es sólo que las fresas sean deliciosas y jugosas, sino que estos frutos también pueden disminuir los niveles en sangre de la proteína C reactiva (PCR), que es una señal de inflamación del cuerpo. Tener unos niveles elevados de PCR está asociado con un mayor riesgo de derrame cerebral y enfermedades cardíacas, y dichos niveles también se elevan cuando las personas con lupus o artritis reumatoide tienen un brote.

¿Cómo tomar suficientes bayas en tu dieta?

  • Empieza el día con bayas en tus cereales, tus gachas, tu yogur o tu batido.
  • Sal siempre del pasillo de las frutas y las verduras con bayas en tu carro de la compra.
  • Las bayas son buenas en ensaladas verdes. También puedes considerar añadir nueces, semillas de girasol y garbanzos para obtener más proteínas.
  • El pastel de fresas y la tarta de arándanos no cuentan, dado que contienen demasiado azúcar y grasas. Toma postres con sabor a bayas con moderación, y en su lugar opta por un plato de bayas “solas” como postre.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Éste es el motivo por el que deberías comer fresas y arándanos 3 veces por semana