¿Cuál es la manera más sana de cocinar tus verduras?

Comer gran variedad de verduras y productos animales de calidad es sólo parte de una dieta saludable. Sin embargo, la manera de cocinar la comida puede determinar, de hecho, cómo de saludable es.

Así que, ¿es hora de cambiar la manera en la que cocinas tus verduras?

1. Hervidas

Las verduras hervidas son beneficiosas para las personas que son propensas a la formación de piedras de calcio en los riñones, que pueden estar provocadas por un exceso de ácido oxálico (un compuesto orgánico vegetal) en el cuerpo. Hervir las verduras ricas en oxalato como las acelgas, las espinacas y la remolacha, libera la mayoría de estos oxalatos al agua de cocción.

2. Crudas

Consumir algunas verduras crudas es una buena manera de asegurarte de que estás ingiriendo vitaminas hidrosolubles beneficiosas como la B y la C, y también enzimas, que suelen destruirse cuando se cocinan.

Aunque no todas las verduras son más nutritivas al comerse crudas, hay excepciones, y consumirlas en crudo preserva intactas las vitaminas, las enzimas y los fitoquímicos.

3. Asadas

Asar las verduras es una alternativa más segura que prepararlas a la parrilla, lo que puede chamuscarlas y producir carcinógenos como las aminas heterocíclicas (AHC) y los productos finales de glicación avanzada (AGE), las toxinas que se generan cuando se queman los alimentos que contienen proteínas. Esto también se puede decir de los alimentos horneados.

4. Salteadas

Los salteados son una manera fácil y rápida de cocinar verduras con poco aceite. Las verduras salteadas conservan sus minerales y vitaminas, además del color y el sabor. Este método es más adecuado para verduras blandas, como las mini alcachofas, los espárragos, los pimientos dulces, los guisantes, las setas y las cebollas.

5. Revueltas

Los revueltos son parecidos a los salteados, con dos diferencias importantes. Los revueltos se hacen principalmente a muy alta temperatura, y los alimentos se remueven constantemente para evitar que se quemen.

Los revueltos se suelen hacer con un wok, el clásico utensilio de la cocina china. Pero también se puede utilizar una sartén de salteado, siempre que el fondo sea lo bastante grueso para distribuir de manera uniforme el elevado calor.

Nota:

Tanto los salteados como los revueltos se hacen mejor utilizando un aceite de cocina que aguante temperaturas altas, como el aceite de colza. Una vez que las verduras estén hechas, también puedes mezclarlas con un aceite aromático, como el aceite de oliva o de sésamo.

6. Al vapor

Si tienes trastornos como la enfermedad de Crohn o el síndrome del intestino irritable, la cocción al vapor puede hacer que las verduras sean más fáciles de digerir. Los estudios han demostrado que también ayuda a incrementar la actividad de los antioxidantes en las judías verdes, el brócoli, los pimientos y las espinacas. También hace que el beta-caroteno de las zanahorias sea más fácil de absorber.

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos y familia.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

¿Cuál es la manera más sana de cocinar tus verduras?