Conoce los 7 peores alimentos para tu cerebro

Algunos de los alimentos que puede que estés comiendo de manera habitual pueden PERJUDICAR de verdad a tu cerebro con el tiempo. Éstos son los principales alimentos que DAÑAN tu cerebro.

Los 7 principales alimentos que pueden dañar tu memoria:

1. Comida rápida

La comida rápida es una mina de ingredientes que, cuando se toman en dosis elevadas, son malos para tu cerebro. Dichos ingredientes incluyen las grasas saturadas, las grasas trans, el azúcar, el sodio, sustancias de relleno impronunciables, etc.

Además, los estudios demuestran que las personas que consumen comida rápida tienen un 40% más de riesgo de sufrir depresión, en comparación con quienes no la comen casi nunca.

2. Fructosa

En un estudio de 2012 llevado a cabo por la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y publicado en la revista médica Journal of Physiology, los investigadores encontraron que una dieta abundante en fructosa puede dañar tu capacidad de aprendizaje y tu memoria con el tiempo.

Además, es bien sabido en el mundo de la investigación que una dieta abundante en fructosa puede provocar con el tiempo resistencia a la insulina en tu organismo, y muy posiblemente conducir a un exceso de grasa corporal y a la diabetes tipo 2. Por otro lado, una dieta abundante en fructosa afecta negativamente a los niveles de triglicéridos de tu sangre, y también a los de partículas LDL de baja densidad que provocan la placa en tus arterias.

3. Mercurio

Los estudios han demostrado que el mercurio de la contaminación (las centrales eléctricas que queman carbón son una de las mayores fuentes de contaminación de mercurio en el agua y el aire) y de los peces que están al final de la cadena alimentaria, como el pez espada, el atún, el blanquillo, el tiburón, etc., pueden provocar posibles efectos negativos en tu cerebro a largo plazo.

Para ayudar a reducir tu ingesta de mercurio, deberías limitar estos tipos de pescado a dos veces al mes como mucho, y centrarte más en pescados como la trucha, el salmón y muchos otros tipos de peces más pequeños.

4. Comida procesada

Parte de la comida procesada no es abundante en azúcares o grasas, pero puede seguir siendo rica en sodio. Según los datos recopilados por distintas encuestas gubernamentales sobre salud y nutrición, los principales alimentos que contribuyen a la ingesta elevada de sodio se corresponden con los platos precocinados.

Además, un estudio publicado en la revista de neurología Neurobiology of Aging sugiere que una dieta cargada de sodio contribuye a nublar la mente. Tu salud cardíaca y tu presión sanguínea están íntimamente relacionadas, y una presión sanguínea sistólica elevada está asociada con un aumento del declive cognitivo.

5. Grasas saturadas

Las grasas saturadas están presentes en la grasa de la piel del pollo, en la carne, en la mantequilla y en los productos lácteos elaborados con leche entera. Un estudio de 2012 demostró que el consumo habitual de grasas saturadas está asociado con un declive de la memoria y de la función cognitiva con el tiempo.

Aproximadamente 6.000 mujeres de más de 65 años participaron en 3 pruebas de la función cognitiva cada 2 años durante un periodo medio de 4 años. Las mujeres que consumían las mayores cantidades de grasa saturada tenían la peor memoria y cognición en general, en comparación con las que consumían las menores cantidades.

Por otro lado, las mujeres que consumían más grasas monoinsaturadas, como las presentes en la mantequilla de cacahuete, el aceite de oliva y los aguacates, lograron mejores puntuaciones en la función cognitiva con el tiempo.

6. Grasas trans

Aunque las agencias gubernamentales de sanidad de cada vez más países planean eliminar las grasas trans de los alimentos, muchos siguen conteniendo una enorme cantidad de estas grasas dañinas, las cuales permanecen sólidas a temperatura ambiente. Entre estos alimentos se incluyen los glaseados, la margarina, las masas refrigeradas, la pizza congelada, las palomitas de maíz de microondas y la crema en polvo.

Un estudio de 2011 publicado en la revista Neurology presentó 2 consecuencias de comer demasiadas grasas trans: un menor volumen cerebral total y una función cognitiva menos favorable. Además, un estudio de 2014 realizado sobre 1.000 hombres demostró que los participantes que consumían más grasas trans tenían un rendimiento inferior en las pruebas de memoria.

7. Alimentos derivados del trigo

En el libro “Sin trigo, gracias”, el doctor William Davis exponía un argumento convincente afirmando que el trigo posee propiedades adictivas para el cerebro. El trigo contiene compuestos llamados “exorfinas”, que tienen un efecto en el cerebro similar al de las drogas opiáceas.

Esto explica por qué las personas lo pasan mal al renunciar a sus cereales, panes, bollos y pastas preferidas, ya que estos alimentos son ligeramente adictivos.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Conoce los 7 peores alimentos para tu cerebro