Cómo usar sal de Epsom para aliviar el dolor de espalda

Muchos adultos sufren de dolor lumbar, lo que convierte al dolor de espalda en el segundo motivo más habitual por el que la gente visita a sus médicos, según el Centro Médico de la Universidad de Maryland. Si tienes dolor persistente en tu espalda, consultar a tu médico puede determinar la causa y los mejores tratamientos disponibles, que pueden incluir baños de sal de Epsom.

La sal de Epsom se ha utilizado durante años para eliminar todo tipo de malestares y dolores. Tan sólo un simple baño en la bañera puede ayudar a que te sientas mejor.

Beneficios de la sal de Epsom

La sal de Epsom es un compuesto de sulfato y magnesio, que son 2 tipos de minerales que se pueden ingerir o absorber a través de la piel.

La sal de Epsom puede tener un aspecto muy parecido a la sal de mesa común, pero su composición química es muy distinta. Puedes encontrar sal de Epsom en tiendas de bricolaje o farmacias.

Cómo actúa la sal de Epsom contra el dolor de espalda

Según el Consejo de la Sal de Epsom, ponerte en remojo o darte un baño con sal de Epsom puede ser beneficioso contra el dolor de espalda de varias maneras. Puede ayudar a reducir la inflamación que puede provocar el dolor de espalda generado por lesiones y otros trastornos.

También puede ayudar a aliviar la tensión y el estrés, los cuales exacerban el dolor de espalda. Remojarse con sal de Epsom puede promover la salud del sistema nervioso, lo que puede ayudar a reducir algunos tipos de dolor de espalda.

La mayoría de la gente no ingiere suficiente magnesio, lo que puede afectar a la función de sus músculos, nervios y enzimas, contribuyendo en última instancia a la inflamación y el dolor que pueden afectar a tu espalda, según el Consejo de la Sal de Epsom. Bañarse o simplemente remojarse en sal de Epsom es una de las mejores maneras de obtener sus beneficios. Esto se debe a que tu cuerpo no procesa tan bien el magnesio ingerido como el que se absorbe a través de la piel.

Cómo darse un baño de sal de Epsom

Instrucciones

  1. El agua debería estar muy templada y cómoda al tacto, pero no caliente.
  2. Echa la sal de Epsom mientras el agua esté corriendo para ayudar a que se disuelva. Para una bañera de tamaño estándar, utiliza la cantidad indicada en el paquete, que suele ser de 1 a 2 tazas, o la cantidad recomendada por tu médico.
  3. Mantén la parte de tu cuerpo que te esté doliendo en el agua durante al menos 12 minutos, y relájate.

Nota:

Consulta a tu médico acerca de la frecuencia y la duración de los baños.

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos y familia

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Cómo usar sal de Epsom para aliviar el dolor de espalda