Cómo usar la cúrcuma para el dolor de garganta, la indigestión, la tos y el resfriado

La cúrcuma es una especia básica presente en la mayoría de los hogares y posee múltiples propiedades medicinales. Contiene un amplia variedad de minerales, vitaminas, proteínas y fibra dietética, lo que la convierte en un potente agente antioxidante, antiinflamatorio, antifúngico, expectorante, carminativo, antiséptico y anticarcinógeno.

Beneficios de la cúrcuma para el dolor de garganta, la indigestión, la tos y el resfriado:

1. Cúrcuma para la indigestión/reflujo ácido

Los tallos de cúrcuma, o rizomas, pueden secarse y molerse hasta convertirlos en polvo, el cual puede tomarse de forma oral o usarse para cocinar.

Cómo usar:

A menos que bebas un montón de té de cúrcuma o añadas cúrcuma a todas tus recetas, puede serte difícil consumir la cantidad suficiente como para tratar el reflujo ácido. Los suplementos de extracto de cúrcuma orgánica pueden ser una manera mucho mejor de tomar cantidades medicinales.

Tu cuerpo absorbe mal la curcumina y la cúrcuma. Esta especia y su extracto se metabolizan rápidamente por tu pared intestinal y tu hígado. Se han estudiado muchos métodos de entrega para aumentar la biodisponibilidad de la curcumina, pero en estos momentos ninguno de ellos ha prosperado.

Una manera de aumentar la absorción de la cúrcuma es consumirla con piperina, que se suele encontrar en la pimienta negra.

Cuando busques suplementos de cúrcuma, fíjate en marcas que contengan piperina o extracto de pimienta negra como ingrediente.

2. Remedio de cúrcuma con jengibre y miel para la tos

Si la tos está provocada por una inflamación general de los pulmones o una infección vírica, la cúrcuma puede ser potencialmente útil.

Tanto la cúrcuma como el jengibre poseen propiedades antivirales y antibacterianas que ayudan a combatir las infecciones provocadas por los microbios en tu sistema respiratorio. Además, la miel suaviza la garganta irritada. Esta combinación resulta muy efectiva para tratar la tos.

Instrucciones:

  1. Añade en un bol 2-4 cucharadas de jengibre recién rallado, 2 pizcas de pimienta negra molida, 2 cucharaditas de cúrcuma en polvo, 1/2 taza de miel y la peladura de un limón orgánico recién rallada.
  2. Remueve bien.
  3. Guarda esta mezcla usando un recipiente de vidrio hermético.
  4. Hierve 1 taza de agua en una cazuela, y luego deja que se enfríe ligeramente.
  5. Mezcla unas cucharaditas de este jarabe para la tos en el agua, y bébela.

Notas:

– También puedes añadir esta mezcla a tu infusión preferida.

3. Gárgaras con cúrcuma para el dolor de garganta

Puedes mezclar sal y cúrcuma en agua templada para preparar una solución efectiva para hacer gárgaras y aliviar el dolor de garganta.

Ingredientes:

  • 1 taza de agua templada
  • ½ cucharadita de cúrcuma orgánica en polvo
  • 1 cucharadita de sal de mesa

Instrucciones:

  1. Vierte 1 taza de agua templada en un recipiente.
  2. Añade 1 cucharadita de sal de mesa común y 1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo.
  3. Mezcla bien.
  4. Haz gárgaras con esta solución a primera hora de la mañana.

Notas:

– Para tratar tu dolor de garganta, haz gárgaras con esta solución durante 2-4 días por lo menos dos veces al día: una por la mañana y otra al anochecer.

– Asegúrate de que no bebes ni comes nada durante al menos 30 minutos después de hacer gárgaras. Esto es para dejar que la cúrcuma y la sal hagan su trabajo sin trabas.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Cómo usar la cúrcuma para el dolor de garganta, la indigestión, la tos y el resfriado