Cómo puede afectar el estrés a tu cuerpo

El cuerpo humano está diseñado para encontrarse con el estrés y reaccionar ante él. Sin embargo, ya sea por una frustración a corto plazo o por un evento importante en tu vida como la muerte de un ser querido, la pérdida del empleo o un divorcio, el estrés psicológico puede afectar a tu cuerpo.

El estrés también puede ser algo muy personal, ya que una experiencia que puede resultar desagradable para un individuo, para otro puede ser una aventura estimulante. Se piensa que un poco de estrés resulta beneficioso para la motivación y la memoria. No obstante, alrededor del 70% de las citas médicas y el 80% de las enfermedades graves pueden estar asociadas al estrés, o pueden ser empeoradas por éste.

El estrés puede tener un amplia variedad de efectos en tu estado de ánimo, tus emociones y tu comportamiento. Sin embargo, puedes hacer muchas cosas para disminuir el impacto del estrés en tu vida, como la meditación y el ejercicio, entre otros.

Debajo se describen 9 maneras en las que el estrés puede afectar a tu cuerpo.

9 maneras en las que el estrés afecta a tu cuerpo:

1. Cerebro

Cuando se encuentran sometidos al estrés, tus músculos se tensan. La contracción de los músculos durante periodos largos de tiempo puede desencadenar migrañas, cefalea tensional y varios trastornos musculoesqueléticos.

2. Sistema digestivo

La diarrea, la acidez y los retortijones pueden estar provocados o empeorados por el estrés.

En concreto, el síndrome del intestino irritable o SII, que se caracteriza por dolor y episodios de diarrea y estreñimiento, se piensa que puede estar exacerbado en parte por el estrés. Sin embargo, las úlceras estomacales, que se suele pensar que están provocadas por el estrés, son causadas por la bacteria H. pylori, que se puede tratar con antibióticos.

3. Corazón

Todavía no está claro el vínculo entre el estrés y los ataques al corazón, pero la evidencia apunta a que existe. Un reciente estudio realizado entre 200.000 trabajadores europeos indicaba que los individuos que tienen trabajos estresantes y poca capacidad para tomar decisiones tienen un 23% más de probabilidades de sufrir un primer ataque al corazón, en comparación con las personas con menos estrés laboral.

Lo mejor que puedes hacer es llevar un estilo de vida cardiosaludable y centrarte en reducir el estrés en tu vida.

4. Sistema inmune

El estrés estimula tu sistema inmune, lo que puede ser una ventaja para situaciones inmediatas. Este estímulo puede ayudar a curar tus heridas y evitar infecciones. Pero con el tiempo, las hormonas del estrés debilitarán tu sistema inmune y, de esta manera, reducirán la respuesta de tu cuerpo a invasores externos.

Las personas sometidas a estrés crónico son más propensas a enfermedades virales como el resfriado común y la gripe, además de otras infecciones. El estrés también puede aumentar el tiempo que te lleva recuperarte de una lesión o una enfermedad.

5. Sistema muscular

Cuando estás estresado, tus músculos se tensan para protegerse a sí mismos de sufrir lesiones. Tienden a relajarse cuando tú estás relajado, pero si estás sometido a un estrés constante, puede que tus músculos no lleguen a relajarse.

Los músculos tensos pueden provocar dolor de espalda, de hombros, de cabeza y corporal. Con el tiempo, esto puede iniciar un ciclo poco saludable, dado que dejas de hacer ejercicio y recurres a la medicación para aliviar el dolor.

6. Sistema nervioso

Cuando está estresado, ya sea psicológica o físicamente, tu cuerpo cambia de manera repentina sus recursos de energía para combatir la amenaza percibida. En lo que se suele conocer como reacción de “lucha o huida”, el sistema nervioso simpático envía la señal a tus glándulas suprarrenales para que segreguen cortisol y adrenalina.

Estas hormonas aceleran tu corazón, modifican el proceso digestivo, elevan la presión sanguínea y aumentan los niveles de glucosa en el torrente sanguíneo. Una vez que la amenaza pasa, los sistemas del cuerpo suelen volver a la normalidad.

7. Sistema reproductor

El estrés resulta agotador tanto para tu mente como para tu cuerpo. No es ninguna sorpresa que pierdas el deseo sexual cuando estás bajo un estrés constante.

Para los hombres, el estrés a corto plazo puede hacer que aumenten la producción de la hormona masculina testosterona. Pero este efecto no es duradero porque, si el estrés continúa, los niveles de testosterona pueden empezar a disminuir. Esto puede producir disfunción eréctil o impotencia, e interferir en la producción de esperma. El estrés crónico también puede incrementar el riesgo de infección de los órganos reproductores masculinos, como los testículos y la próstata.

Para las mujeres, el estrés puede afectar a su ciclo menstrual. Puede conducir a periodos más intensos, irregulares o dolorosos. El estrés crónico también puede incrementar los síntomas físicos de la menopausia.

8. Sistema respiratorio

El estrés puede hacer que respires con mayor dificultad, y provocar respiración acelerada o hiperventilación, lo que puede generar ataques de pánico en algunas personas.

9. Piel

El estrés pueden producirte acné. Los estudios sugieren que los estudiantes con acné son más propensos a brotes en épocas de exámenes, en comparación con periodos de tiempo menos estresantes. Esto es un resultado del incremento de las hormonas masculinas, conocidas como andrógenos, especialmente en mujeres.

Además, el estrés puede desencadenar la psoriasis, haciendo que aparezca o agravando un caso existente. Algunos médicos están empezando a utilizar técnicas de control del estrés como la meditación o la biorretroalimentación (biofeedback) en sus programas de tratamiento contra las enfermedades de la piel.

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos y familia

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Cómo puede afectar el estrés a tu cuerpo