¡Cómo distinguir el aceite de oliva FALSO al momento!

La mejor forma de distinguir que el aceite de oliva virgen extra no sea falso (es decir, que no esté mal etiquetado, adulterado o completamente rancio) es probarlo. Sin embargo, esto no es fácil cuando estás en la tienda de alimentación, porque no puedes empezar a abrir botellas y tomar muestras.

Ahora bien, hay cosas que deberías saber y hacer para evitar comprar aceite de oliva falso o, al menos, para no sentirte totalmente defraudado. A continuación te contamos las cosas que deberías comprobar antes de comprar una botella.

5 formas de saber si tu aceite de oliva es falso:

1. Comprueba la “fecha de recolección” y el nombre de la almazara o la finca

Cuantas más especificaciones haya, mejor. Normalmente, sólo los mejores aceites tendrán una “fecha de recolección” o una “fecha de prensado”.

Si hay una etiqueta que muestre la finca, el productor o la variedad de oliva empleada, entonces es muy probable que sea genuino.

También es una excelente señal que veas el nivel de ácidos grasos libres (o AGL), algo que no suele aparecer en las marcas de consumo masivo, ya que sólo los productores de alta calidad se molestan en indicarlo. Un aceite de oliva excelente tendrá un porcentaje de ácidos grasos libres del 0,2% o inferior.

2. Comprueba cómo está embotellado

Es importante almacenar el aceite de oliva utilizando vidrio de color oscuro, normalmente verde o marrón, para así protegerlo de una posible degradación y de la luz UV.

Si está en un recipiente de vidrio claro o de plástico, deberías volver a dejarlo en la estantería. Además, fíjate en el lugar en el que se expone el aceite de oliva en la tienda.

Si el pasillo está expuesto a niveles elevados de luz solar, o hace demasiado calor, entonces será mucho mejor comprar tu aceite de oliva en una tienda distinta.

3. Comprueba el precio

El precio del aceite de oliva no es una garantía de calidad, pero elegir la botella más barata de la estantería suele suponer que obtienes aquello por lo que pagas, es decir, un aceite barato.

Si la botella de aceite de oliva que está disponible en tu supermercado tiene el mismo precio que una botella de aceite de maíz, entonces es probable que contenga ingredientes parecidos.

4. Comprueba que la etiqueta tenga un sello de aprobación

Comprueba que la etiqueta incluya un sello de aprobación del Consejo Oleícola Internacional (COI).

El COI ha publicado métodos de comprobación para determinar si hay aceites extraños mezclados con el de oliva. Si no es puro, entonces no estará certificado.

5. No compres nada que no diga “VIRGEN EXTRA” en la etiqueta

La frase por sí sola no es una garantía, pero sin ella, siempre vas a obtener un producto de baja calidad.

No compres nada etiquetado como “virgen”, “puro”, “ligero” o sólo “aceite de oliva”. Si la etiqueta menciona alguno de estos términos, sabrás sin lugar a dudas que ha sido refinado.

“Virgen extra” es una indicación de que el aceite procede del primer prensado de cada temporada de recolección de olivas. Esto significa que es verde luminiscente y puro, y debería tener un sabor intenso casi a pimienta.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

¡Cómo distinguir el aceite de oliva FALSO al momento!