Avellanas: Las Nueces Saludables para el Corazón y el Cerebro

Las avellanas poseen una gran variedad de beneficios nutricionales y medicinales para la salud. Estas nueces pueden ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares,  a tratar los problemas del colesterol alto y, además, son una buena fuente de minerales, proteínas y vitaminas.

Las avellanas se conocen por ser una buena opción nutricional. Los expertos han demostrado que las avellanas contienen proteínas, vitaminas y grasas saludables, cosa que les concedió la etiqueta FDA de “corazón saludable” como aprobación.

Este tipo de nueces ocupa siempre uno de los primeros puestos en las categorías de los alimentos más importantes para la salud. Las avellanas son una fuente rica en vitamina E, proteínas, vitamina B, folatos y arginina. En 2003, la Administración de Alimentos y Medicamentos o FDA por sus siglas en inglés, aprobó la hipótesis que asocia el consumo de las avellanas con la reducción del riesgo de sufrir enfermedades del corazón. Aquí te presentamos los asombrosos beneficios de las avellanas.

Beneficios de las Avellanas

  1. Contienen Fitoquímicos para la Salud del Cerebro

Las avellanas contienen fitoquímicos tales como proantocianidinas, quercetina y kaempferol.

Las proantocianidinas se encuentran dentro del grupo de los flavonoides.

Los flavonoides promueven la salud del cerebro, disminuyen los síntomas relacionados con las alergias y mejoran la circulación.  De acuerdo al Hazelnut Coincil, consumir un puño de avellanas como bocadillo puede proporcionar asombrosos beneficios para la salud, donde se encuentran incluidos los fitoquímicos que le proporcionan a tu cuerpo.

  1. Contienen Grasas Saludables para el Corazón

Las avellanas contienen grasas saludables que pueden ayudar a proteger la salud del corazón. Son ricas en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, y tienen un bajo contenido de grasas insaturadas.

Además, las avellanas son una buena fuente de ácido oleico. El ácido oleico ayuda a disminuir los niveles de LDL, o mal colesterol, y puede aumentar los niveles del colesterol bueno, HDL, en tu cuerpo. Esto hace que las avellanas sean una buena opción para tus panecillos y tus ensaladas.

  1. Son una Buena Fuente de Vitamina E para Mejorar el Sistema Inmune

Una porción de 100gr de avellanas puede proporcionar alrededor del 15% de la cantidad diaria recomendada de vitamina E. Además, el aceite de avellanas es una fuente conocida de vitamina E.

La Vitamina E ayuda a reducir el riesgo de anemia y previene el deterioro de los glóbulos rojos. Una circulación adecuada fortalece tu sistema inmune, y por lo tanto mantiene alejados a los resfriados, la fiebre y otro tipo de enfermedades.

  1. Son Ricas en Antioxidantes que Combaten el Envejecimiento

Las avellanas contienen muchos minerales y vitaminas que actúan como poderosos antioxidantes. Los antioxidantes eliminan los daños ocasionados por los radicales libres en tu cuerpo y ayudan a prevenir enfermedades más graves como el cáncer o los problemas del corazón.

Las avellanas son una buena fuente de Vitamina E, que ayuda a combatir las enfermedades y el envejecimiento al reducir la inflamación. Solo 1 porción de avellanas puede proporcionar la cantidad diaria recomendada de manganeso, que, a pesar de no ser un antioxidante, es un gran promotor de las enzimas que sí lo son. Además, las avellanas tienen un alto contenido de proantocianidinas o PACs, una especie de polifenoles que le confieren a los alimentos como el chocolate negro y el vino tinto esa “sensación astringente en la boca”, a diferencia de otro tipo de nueces.

Los estudios han demostrado que las PACs poseen niveles significativamente más altos de antioxidantes, en comparación con otro tipo de nutrientes tales como la vitamina E y C, que solo funcionan en ciertos tipos de ambientes. Este tipo de nueces es conocido por combatir el envejecimiento y algunas enfermedades.

  1. Son Ricas en Minerales que Promueven la Salud de los Huesos

Las avellanas son una fuente rica de minerales, que incluyen el manganeso, el potasio, el zinc, el magnesio, el cobre, el calcio, el selenio y el hierro.

El hierro ayuda a lidiar con la anemia microcítica. El fósforo y el magnesio son componentes principales en el metabolismo de los huesos. El manganeso y el cobre son cofactores esenciales para las enzimas antioxidantes, como el superóxido dismutasa.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

Avellanas: Las Nueces Saludables para el Corazón y el Cerebro