7 normas raras para hacer dieta respaldadas por la ciencia

¿Estás listo para poner en cuestión todo lo que te han dicho sobre consejos convencionales para adelgazar y hacer dieta?

Éstas son 7 maneras subestimadas pero respaldas por la ciencia para perder peso. Es posible que no hayas oído hablar antes de parte de ellas, pero algunas son un poco más interesantes.

7 normas raras para hacer dieta respaldadas por la ciencia:

1. Mastica más

¿Buscas una forma cómoda y sin sacrificios para perder peso? Según un estudio publicado en la revista de nutrición Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, masticar tu comida de forma más minuciosa puede ayudarte a perder peso.

Los investigadores observaron que los participantes en el estudio fueron capaces de reducir su ingesta de comida cuanto más masticaban. Aunque los investigadores no están seguros de cuál es la correlación, una teoría es que masticar más hace que la gente coma de forma más lenta.

Esto tiene sentido, ya que cuando reduces tu ritmo y masticas más, dejas que tu cerebro sea consciente de que estás lleno, disminuyendo así las probabilidades de que vuelvas a por una segunda o tercera ración. Con el tiempo, consumir menos en cada comida puede acumular una pérdida de peso notable.

2. Toma hidratos de carbono para adelgazar

Ésta es la verdad: ignora las normas de dieta desfasadas que dicen que los “hidratos de carbono son malos”. Tu cuerpo necesita carbohidratos.

Si eliminas por completo de tu dieta este importante nutriente, podrías experimentar una regulación a la baja de las hormonas que controlan la pérdida de grasa. Esto hará más difícil que consigas el cuerpo esbelto y sexy que quieres.

Una buena norma general que recordar es que comas más hidratos de carbono en los días en que estés más activo, y menos cuando seas más sedentario. Además, asegúrate de que la mayoría de los carbohidratos vienen de alimentos naturales, como verduras y frutas.

3. Come bombones pequeños

¿Tu amor por el chocolate te dificulta perder peso? Pues esta noticia podría ayudarte, ya que no supone evitar los bombones.

Según un estudio sueco, llenar tu despensa con dulces envueltos individualmente, como caramelos o bombones pequeños, en vez de chocolate suelto, puede ayudarte a comer menos de manera subconsciente.

Durante el estudio, los investigadores mostraron a los participantes bombones sin envolver y envueltos, y éstos consumieron casi un 30% menos cuando los dulces estaban envueltos individualmente.

¿Por qué? Los investigadores piensan que puede deberse a que cuando se percibe que algo es difícil de consumir, la gente es menos propensa a comerlo.

4. Haz ejercicio sin comer

Si realizas ejercicio de alta intensidad, no hay nada peor que sufrir dolor de estómago por verte forzado a comer antes de entrenar. Existen un montón de estudios científicos que demuestran que comer antes de entrenar es importante, pero “antes de entrenar” es un periodo de tiempo mucho más amplio de lo que uno podría pensar.

Un estudio publicado en la revista de nutrición deportiva International Journal of Sport Nutrition and Exercise Metabolism encontró que las proteínas que comes se digieren a un ritmo de entre 1 y 10 gramos por hora. Por lo tanto, si tomas una comida que consiste en 25 gramos de proteína, podría durar al menos 25 horas en tu organismo.

Además, los patrones de sueño y el nivel de hidratación juegan un papel significativo en el rendimiento, así que asegúrate de dormir bien y de disponer bebida abundante. Por otra parte, come cuando sientas que es mejor para tu cuerpo, incluso si eso significa tomar una comida pequeña o ninguna en absoluto.

5. Ayuna para perder peso

Cualquier dieta que te pida no comer nada no es una dieta, es sufrir inanición. Existe una diferencia entre retener temporalmente lo que tu organismo necesita y reprogramar tu cuerpo de forma que no puedas controlar el hambre ni dejes que el cuerpo se recargue.

La idea de ayunar no es extraña. De hecho, lo haces todas las noches cuando duermes, y es un periodo de tiempo vital para tener una salud óptima.

Cuando se hace de forma correcta, el ayuno puede ayudar realmente a tu cuerpo a quemar grasa, a recargarse y a mantenerse sano. Es probable que hayas oído hablar de las dietas de limpieza que supuestamente te ayudan a eliminar las toxinas de tu organismo, mejorando así el funcionamiento de tus órganos internos y contribuyendo a que envejezcas mejor.

Investigadores de la Universidad de Utah observaron que los participantes que ayunaban sólo 1 día al mes eran un 40% menos propensos a tener las arterias obstruidas. Aunque hay varias formas de ayunar, lo importante es que no deberías sentirte forzado a comer si no tienes hambre.

Los ayunos cortos pero diarios de 12-16 horas, o ayunar un día por semana, pueden resultar beneficiosos para la salud. Esto te ayudará a distinguir la sed o el aburrimiento del hambre de verdad.

6. No pasa nada por cenar de forma abundante

La mayoría de la gente cree que comer después de que anochezca es el pecado capital de la pérdida de peso. Pero esto no es correcto.

Investigadores italianos compararon los efectos de comer más pronto en el día (o alrededor de las 10 de la mañana), con los de comer más tarde (o alrededor de las 6 de la tarde). En el estudio, no hubo ninguna diferencia en cuanto al peso (kilos) perdido, pero los que comían más tarde perdieron más grasa.

Muchos estudios posteriores llegaron a la misma conclusión: la hora del día no importa. La declaración de los investigadores de la Universidad de Oregón lo resumió bien: “comer demasiadas calorías provoca un aumento de peso, sin importar cuándo las comes”.

No engordarás por comer por la noche, sino por comer en exceso por la noche. Si eres consciente de cuánto deberías comer en un día concreto, puedes distribuir esas calorías según la dieta que le venga mejor a tu cuerpo.

7. Huele tu frutero

Los estudios han demostrado que oler plátanos, manzanas verdes y peras frescas puede ayudar a controlar el apetito y hacer que los postres azucarados resulten menos apetitosos. Los científicos dicen que esto puede deberse a las esencias de la fruta, que hacen que pienses de manera subconsciente en optar por alimentos mejores y más sanos.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

7 normas raras para hacer dieta respaldadas por la ciencia