7 maneras de perder peso sin dieta o ejercicio

El ejercicio es parte de un plan saludable para perder peso, y puede ser beneficioso para tu salud. Sin embargo, hay algunas cosas que puedes hacer y que no necesitan romper a sudar o hacer un plan de dieta, y que pese a ello pueden eliminar esos kilos de más.

Éstas son 7 formas efectivas de perder peso sin hacer dieta o ejercicio, todas ellas basadas en la ciencia.

Cómo perder peso sin dieta ni ejercicio:

1. Mastica lentamente

Tu cerebro necesita tiempo para procesar que has comido suficiente. Masticar mejor la comida hace que comas más lentamente, lo que está asociado a una mayor sensación de saciedad, a la ingesta de raciones más pequeñas y a una ingesta reducida de alimentos.

La velocidad a la que te acabas las comidas también puede afectar a tu peso.

Un análisis de 23 estudios observacionales mostró que los comensales más veloces son más propensos a ganar peso, en comparación con los más lentos.

La gente que come más rápido también es mucho más propensa a esta obesa. Para acostumbrarte a comer más lentamente, cuenta las veces que masticas en cada bocado.

2. No te saltes el desayuno

Toma siempre un buen desayuno. Sin embargo, esto no quiere decir que te atiborres a croquetas, beicon y tostadas.

Así que toma a diario un desayuno rico en proteínas, lo que controlará tu hambre a lo largo del día. Para desayunar, puedes considerar el yogur, los huevos o la mantequilla de cacahuete.

3. Come raciones más pequeñas

El tamaño de las raciones ha aumentado durante las últimas décadas, sobre todo en los restaurantes.

Las porciones de comida más grandes incitan a la gente a comer más, y se han asociado a un aumento de la obesidad y un incremento de peso.

Un estudio llevado a cabo en adultos informó de que duplicar el tamaño de los entrantes aumentaba la ingesta de calorías en al menos un 30%.

Si te sirves sólo un poco menos, puede ayudarte a consumir bastante menos comida. Y es probable que ni siquiera notes la diferencia.

En definitiva, las raciones más grandes han sido asociadas con la epidemia de obesidad, y pueden incitar tanto a adultos como a niños a consumir más comida.

4. Toma alimentos ricos en fibra

Comer alimentos ricos en fibra puede aumentar la saciedad, contribuyendo así a que te sientas lleno durante más tiempo.

Los estudios han demostrado que hay un tipo especial de fibra, conocida como fibra viscosa, que resulta de ayuda a la hora de perder peso. Aumenta la sensación de estar lleno, de manera que disminuye tu ingesta de comida.

Cuando la fibra viscosa entra en contacto con el agua se forma un gel, que aumenta el tiempo necesario para absorber los nutrientes y ralentiza el proceso de vaciado del estómago.

La fibra viscosa sólo está presente en alimentos vegetales, lo que incluye la avena, las alubias, los espárragos, las naranjas, las coles de Bruselas y las semillas de lino.

También hay un suplemento para la pérdida de peso conocido como glucomanano que es muy rico en fibra viscosa.

5. Duerme suficiente

¿Sabías que cuando estás somnoliento tiendes a comer más? Esta observación se encuentra respaldada por la ciencia. Los estudios han demostrado que las personas cansadas se ponen más comida en sus platos. Sin embargo, existe cierto debate sobre los motivos.

Según la doctora Marie Pierre St. Onge, investigadora asociada en el Centro de Investigación de la Obesidad de Nueva York y profesora adjunta en la Escuela de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia, los estudios han informado de que la privación del sueño en las personas produce más ghrelina, que es una hormona que estimula el apetito.

Sin embargo, el problema no es sólo fisiológico, sino también psicológico. Como muestran los escáneres realizados en personas a las que se les priva del sueño, la zona del cerebro involucrada en el placer y las recompensas se enciende cuando se consume más, en comparación con sus contrapartes que descansan bien.

La razón de esto es que “la comida es más satisfactoria y gratificante, y probablemente genera un ciclo de refuerzo en el que comes y luego quieres comer más”. Además de eso, hay que tener en cuenta la realidad de que un cerebro cansado tiene menos control de los impulsos, y puedes comprobar cómo una persona descansada es mucho más capaz de moderar su ingesta de comida.

6. Mantente hidratado

Bebe una cantidad adecuada de agua todos los días. Estar deshidratado puede provocar que tu cuerpo haga acopio de agua, lo que hace que tengas que llevar 1,8 kilogramos de más en la zona abdominal.

Toma al menos 8 vasos de agua u otros fluidos a diario.

7. Pésate

La mayoría de las personas están en una “negación del sobrepeso”, según la investigadora Irene Rubaum Keller, autora del libro “Foodaholic: The Seven Stages to Permanent Weight Loss” (“Adictos a la comida: las siete fases hacia la pérdida de peso permanente”). La gente no se sube a la báscula, pero se compra ropa elástica.

Subirse a la báscula puede acabar con la negación. Es posible que esto no te ayude a perder peso, pero hará que dejes de ganarlo.

Para pesarte, súbete a la báscula todas las mañanas después de que hayas ido al baño. Pésate desnudo o con lo que sea que lleves puesto.

Haz esto exactamente de la misma manera durante 7 días, mientras llevas un registro diario de tu peso. Obtén el número total y luego divídelo entre 7. Esto te dará el peso medio durante el periodo de 7 días. Basándote en ese peso, puedes empezar un programa de adelgazamiento o simplemente mantener tu peso.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

7 maneras de perder peso sin dieta o ejercicio