6 formas efectivas de cortar una cebolla sin llorar

Todos sabéis que está garantizado que trocear cebollas os hará derramar unas pocas lágrimas pero, ¿por qué? Podéis echarle la culpa a la sintasa.

La sintasa es una enzima que induce al lagrimeo y que convierte las moléculas de sulfóxido liberadas al cortar una cebolla en ácido sulfénico. El ácido sulfénico, por otro lado, se reorganiza a sí mismo en un compuesto químico que flota en el aire. Cuando entra en contacto con tus ojos, puede rovocar la irritación que te hace llorar.

Aunque hay mucho más que considerar, cuando se trata de cortar cebollas sin lágrimas, hay 6 métodos efectivos que reducirán tu necesidad de llorar la próxima vez que estés troceando estos sabrosos alliums.

Cómo cortar cebollas sin llorar

1. Corta la cebolla bajo un conducto de ventilación

Encender la ventilación o el ventilador del microondas debería redirigir los gases irritantes que producen las cebollas lejos de tus ojos.

2. Congela la cebolla

Puedes poner las cebollas en el congelador durante al menos 15 minutos. Hacer esto reducirá el nivel de irritación a la hora de cortarlas.

Pero también será un poco más difícil cortar las cebollas, debido al hecho de que estarán parcialmente congeladas. Además, será difícil eliminar la capa más externa similar al papel.

3. Frota con zumo de limón la hoja del cuchillo

Una manera sencilla es cortar un limón por la mitad y frotarlo en la hoja del cuchillo antes de cortar la cebolla. ¿Lo único que hay que recordar? Que tendrás que frotar el limón en el cuchillo cada pocos cortes a la cebolla.

4. Corta las cebollas cerca de una llama expuesta

Martha Stewart sugirió cortar cebollas cerca de una llama expuesta. Puedes usar la llama de una vela o ponerte justo al lado de la llama de un fogón de tu cocina de gas.

¿Cómo ayuda esto? El azufre de la llama puede ayudar a neutralizar los compuestos de las cebollas.

5. Deja en remojo la cebolla

Corta los extremos de una cebolla y pélala. Tras pelarla, ponla en remojo durante 15 minutos en un bol con agua.

Esto diluye en el agua los compuestos sulfúricos de la superficie de la cebolla. Sin embargo, también provoca que la cebolla tenga un sabor más suave.

6. Utiliza un cuchillo afilado al cortar cebollas

Cortar una cebolla daña sus células, lo que hace que libere los compuestos irritantes. Si utilizas un cuchillo afilado, se dañarán menos células y esto puede ayudarte a evitar lágrimas innecesarias.

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos y familia.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

6 formas efectivas de cortar una cebolla sin llorar