5 maravillosos beneficios de la jícama y una receta que puedes probar

La jícama, también conocida como nabo mexicano, es un tipo de raíz bulbosa vegetal. La gente suele describir la jícama como un cruce entre un nabo y una manzana.

La jícama es originaria de la península mexicana, y durante años ha jugado un papel fundamental en las gastronomías tradicionales de los pueblos que viven en el Caribe, en América Central y del Sur, y en algunas zonas de Asia.

 

Beneficios de la jícama para la salud:

1. Mejor digestión

La jícama es una gran fuente de fibra. Es bastante conocida por ser una fuente de fibra soluble conocida como oligofructosa inulina.

La inulina es un tipo de hidrato de carbono que contribuye a la función digestiva. La fibra es necesaria para ayudar al intestino a absorber otros nutrientes y a mantener un movimiento intestinal saludable.

2. Control de la presión sanguínea

La jícama es capaz de controlar la presión sanguínea debido a que es una rica fuente de potasio. Además, es un vasodilatador, y disminuye la tensión de las arterias y los vasos sanguíneos, reduciendo de esta manera el estrés sobre el sistema cardiovascular.

Por otro lado, el potasio también es necesario para mantener el equilibrio de los fluidos, al contrarrestar al sodio a lo largo del organismo, manteniendo así al cuerpo funcionando de forma hidratada y a un gran nivel.

3. Salud del corazón

La jícama posee una densidad de nutrientes elevada, además de agua, y está fundamentalmente compuesta de distintos tipos de moléculas de hidratos de carbono. La oligofructosa inulina, que supone un buen porcentaje de la fibra presente en la jícama, está asociada a una mejor salud cardiovascular y tiene la capacidad de reducir el colesterol de manera natural.

Una dieta que incluya cantidades elevadas de alimentos ricos en fibra es capaz de disminuir la inflamación y mejorar la salud de las arterias, proporcionando de esta manera protección contra enfermedades crónicas que incluyen el colesterol elevado, la hipertensión, el síndrome metabólico, la resistencia a la insulina y la diabetes. Otros nutrientes presentes en la jícama que promueven la salud del corazón incluyen el potasio, que controla los niveles de azúcar en sangre, y la vitamina C, que es un potente antiinflamatorio.

4. Fortalece los huesos

Los minerales presentes en la jícama, como el magnesio, el manganeso, el cobre y el hierro, hacen que la ingesta de este tubérculo permita un importante aumento de la densidad de minerales de tus huesos. Estos minerales resultan importantes para curar cualquier daño en los huesos actuales, así como para desarrollar huesos nuevos y fuertes.

Además, es la mejor manera de prevenir el inicio de trastornos como la osteoporosis, que sufren millones de personas en todo el mundo.

5. Pérdida de peso

Los alimentos bajos en calorías resultan esenciales para quienes estén intentando perder peso, especialmente cuando dichos alimentos también están cargados de fibra alimentaria y nutrientes que hacen que te sientas lleno.

Además, la jícama sólo contiene 35 calorías por cada 100 gramos, y está cargada de fibra y nutrientes. También resulta un tentempié perfecto para controlar tus antojos y disminuir tu apetito, pero sin el aumento de peso y sin renunciar a ningún beneficio nutricional.

Receta de jícama:

Ensalada de jícama

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de zumo de lima recién exprimido
  • 900 gramos de jícama, pelada y cortada en juliana (8 tazas)
  • 2 cucharadas de aceite de coco
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • 3/4 de cucharadita de sal
  • 1/4 de cucharadita de pimienta negra
  • 1 cebolla roja mediana picada
  • 1/3 de taza de cilantro fresco picado finamente

Instrucciones:

  1. Bate juntos el aceite, el zumo de lima, la sal, el azúcar y la pimienta en un bol grande, hasta que estén bien mezclados.
  2. Añade la jícama, el cilantro y la cebolla.
  3. Revuelve bien.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

5 maravillosos beneficios de la jícama y una receta que puedes probar