5 asombrosos beneficios para la salud de los arándanos congelados

Las bayas orgánicas son beneficiosas para la salud general. Estás llenas de vitaminas pero, ¿puedes duplicar su efecto saludable?

Lo creas o no, puedes hacerlo. Según algunos estudios, congelar las bayas no es que sea algo malo sino que, al contrario, es incluso mejor, y es mucho más sano consumirlas así.

Sin embargo, ten en cuenta que esto se refiere sólo a las bayas orgánicas. Cuando metes bayas orgánicas en el congelador, tras un corto periodo de tiempo se incrementa la concentración de antocianina.

Las antocianinas de las bayas y el hecho de que son ricas en propiedades antiinflamatorias, pueden ser beneficiosas para la salud general de tu cerebro.

Según algunos estudios, las antocianinas también podrían tener propiedades anticancerígenas. Pueden suponer una completa revolución de la industria médica.

¿Cómo se vuelven más sanas las bayas?

Una vez que congelas los arándanos, sin importar si los dejas congelados durante poco o mucho tiempo, las bajas temperaturas penetrarán en profundidad en la fruta.

Cuando esto ocurre, se producirá una alteración en la estructura de los tejidos que hará que las antocianinas se puedan absorber con mayor facilidad y estén disponibles en mayor medida.

El color azul de los arándanos se debe a la antocianina que se encuentra en tus tejidos. Las bayas orgánicas tienen un mayor contenido nutritivo que el resto de alternativas. Sin embargo, si las congelas, puedes obtener todavía más beneficios.

5 beneficios de los arándanos congelados

1. Mejorar la digestión

Los arándanos tienen antioxidantes que ayudan a proteger el tracto digestivo para que no resulte dañado por causas externas. Con el paso del tiempo, la gente que tiene una deficiencia de antioxidantes puede desarrollar cáncer.

Esto puede ocurrir debido a una mala salud gastrointestinal. Las personas que podrían tener riesgo de desarrollar cáncer de colon deberían considerar congelar arándanos y agregarlos a su dieta habitual.

2. Mejorar la salud del corazón

Tan sólo añadiendo arándanos a tu dieta, puedes reducir el riesgo de enfermedad cardíaca. Los nutrientes de las bayas pueden relajar y regular la elasticidad de la pared vascular de las arterias, asegurando que no se provoca ningún daño.

Con el tiempo, puedes mejorar el flujo de la sangre y, de esta manera, puedes tener una presión sanguínea más saludable.

3. Mejorar la función motora

Parece que las personas mayores que tienen 70 años o más y que sufren de problemas de movimiento, mejoran después de comer arándanos congelados.

Mejoran sus capacidades cognitivas y, con ello, también mejoran sus habilidades motoras.

4. Reducir el riesgo de formas de demencia y de enfermedad de Alzheimer

La antocianina que contienen las bayas, entre otras cosas, puede ayudar a proteger al cerebro de la pérdida y el daño celular. No sólo eso, sino que puede mejorar la función de tu memoria.

Gracias a esta protección, puedes lograr que los procesos de codificación y recuperación de datos sean más fluidos, lo que te facilitará recordar alguna información.

Al consumir bayas congeladas, puedes ayudar a mejorar el crecimiento de las células nerviosas y lograr una mejor y más fácil comunicación entre los procesos de las células nerviosas.

Eso puede contribuir a ralentizar el ritmo al que las células envejecen y mueren.

5. Mejorar la salud del sistema nervioso

Los antioxidantes de los arándanos mantienen sano al cerebro y lo protegen de distintas formas de contaminantes tóxicos. Construyen una protección alrededor del sistema nervioso, y lo mantienen fuerte y sano durante más tiempo.

La próxima vez que tengas intención de comer arándanos, mete algunos en tu congelador. Una vez que estén congelados, sabrán mejor y serán más sanos.

Lo mejor que puedes hacer es consumirlos por la mañana.

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos y familia

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

5 asombrosos beneficios para la salud de los arándanos congelados