11 razones por las que los niños menores de 12 años no deberían usar dispositivos portátiles

¿Dejas que tu hijo juegue con tu teléfono móvil o tu tableta? Hay muchas razones por las que los niños menores de 12 años no deberían usar estos dispositivos.

La tecnología ha desarrollado y mejorado nuestras vidas durante muchos años pero, ¿sabes qué les están haciendo estos dispositivos portátiles a tus hijos? Los niños deberían tener un acceso restringido a los dispositivos portátiles como teléfonos móviles, tabletas, etc., para así evitar consecuencias en su desarrollo.

Las investigaciones indican que la tecnología está perjudicando a nuestros hijos pero, pese a ello, muchos adultos siguen apoyando su uso sin restricciones. Estos dispositivos han aumentado el acceso y la inmersión de bebés y niños en un mundo viral que carece de factores críticos para su desarrollo, comportamiento y aprendizaje.

Las razones para mantener a tus hijos alejados de los dispositivos portátiles incluyen:

  1. Crecimiento rápido del cerebro: cuando un niño tiene entre 0 y 2 años, el cerebro se triplica en tamaño y continúa en un estado de desarrollo rápido hasta los 21 años. El desarrollo temprano del cerebro está determinado por los estímulos del entorno, o la falta de ellos. La estimulación de un cerebro en desarrollo provocada por una sobreexposición a las tecnologías ha demostrado que está asociada con déficit de atención y funcionamiento ejecutivo, retrasos cognitivos, dificultad en el aprendizaje, aumento de la impulsividad y disminución de la capacidad de auto-regulación.
  2. Retraso en el desarrollo: la tecnología de la que disponemos limita el movimiento de los niños, lo que puede producir un retraso en su desarrollo. 1 de cada 3 niños empieza su etapa escolar con un retraso del desarrollo, lo que tiene un impacto negativo en su alfabetización y en la consecución de logros académicos. El movimiento mejora la atención y la capacidad de aprendizaje. Cuando los menores de 12 años utilizan la tecnología, va en detrimento de su desarrollo y aprendizaje.
  3. Obesidad epidémica: los niños a los que se les permite tener dispositivos en sus habitaciones tienen un 30 por ciento más de riesgo de obesidad. 1 de cada 4 niños canadienses y 1 de cada 3 niños estadounidenses son obesos. El 30 por ciento de los niños que son obesos desarrollan diabetes, y las personas obesas tienen un mayor riesgo de derrame cerebral y ataque al corazón a edades tempranas, lo que acorta la esperanza de vida. Los niños del siglo XXI podrían ser la primera generación que no sobrevive a sus padres.
  4. Privación del sueño: el 60 por ciento de los padres no vigilan el uso de la tecnología por sus hijos, y al 75% de los niños se les permite usar la tecnología en sus habitaciones. Ese 75% de niños entre 9 y 10 años sufren privación del sueño hasta el punto de que sus notas en clase se ven afectadas.
  5. Enfermedad mental: cuando la tecnología se utiliza en exceso, es uno de los factores causales del incremento de las tasas de depresión infantil, ansiedad, trastorno del apego, déficit de atención, autismo, trastorno bipolar, psicosis, y comportamiento infantil problemático. 1 de cada 6 niños canadienses han sido diagnosticados con una enfermedad mental.
  6. Hostilidad: los medios violentos pueden provocar hostilidad infantil. Un ejemplo sería la exposición de niños pequeños a demostraciones de violencia física y sexual como los contenidos en “Grand Theft Auto V”, que incluye representaciones de sexo, asesinatos, violación, tortura y mutilación, al igual que muchos programas de televisión. Estados Unidos calificó a la violencia en los medios como un Riesgo de Salud Pública debido al impacto causal en la hostilidad infantil. Los medios de comunicación informan del aumento del uso de restricciones y salas de aislamiento con niños que muestran una hostilidad descontrolada.
  7. Demencia digital: se produce cuando el contenido a alta velocidad de los medios puede contribuir al déficit de atención, así como a la reducción de los niveles de concentración y memoria, debido a una poda neuronal que tiene lugar en el córtex frontal. Los niños que no pueden prestar atención, no pueden aprender.
  8. Adicciones: cuando los padres añaden más tecnología, se están distanciando de sus hijos. Cuando los hijos se separan de sus padres, pueden unirse a los dispositivos, lo que puede resultar en una adicción. 1 de cada 11 niños entre 8 y 18 años son adictos a la tecnología.
  9. Emisión de radiación: en mayo de 2011, la Organización Mundial de la Salud clasificó a los teléfonos móviles en la categoría de riesgo 2B (posible carcinógeno) debido a la emisión de radiación. En 2013, el Dr. Anthony Miller de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Toronto, recomendó que, basándose en las investigaciones disponibles, la exposición a las frecuencias de radio debería ser reclasificada como 2A (probable carcinógeno), no 2B.
  10. Insostenible: la manera en la que los niños son criados y educados en un mundo tecnológico no es sostenible. Lo que tiene el potencial de enseñar habilidades prácticas para la vida se ha convertido en un sumidero de los riesgos ya mencionados. El futuro es sombrío para los niños que abusan de la tecnología.
  11. Vista cansada: es más común que los niños sufran de vista cansada después de fijar los ojos en pantallas durante horas. Esto también puede llamarse síndrome visual informático. Puedes evitar que los niños tengan problemas en los ojos limitando el tiempo frente a la pantalla a 30 minutos cada vez.

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos y familia.

 

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

11 razones por las que los niños menores de 12 años no deberían usar dispositivos portátiles