10 motivos saludables para comer tomates, y una sopa de tomate asado que puedes probar

Todos sabéis lo sanos que son los tomates, y todo el mundo sabe que los tomates son buenos para ti, ¿verdad? Ahora bien, ¿sabes por qué los tomates son un alimento saludable? Sí, son ricos en vitamina C y tienen pocas calorías. ¡Pero eso no es todo!

Los tomates poseen muchos beneficios para la salud. Aparte de eso, se trata de un alimento increíblemente versátil que se puede preparar en infinidad de platos, además de ser perfecto para comer solo.

Sigue leyendo para averiguar por qué necesitas hacer de los tomates una parte de tu dieta equilibrada habitual.

1. Equilibran el nivel de azúcar en sangre

Los tomates ayudan a mantener tu azúcar en sangre equilibrado, porque son una buena fuente de cromo, que ayuda a regular el azúcar sanguíneo.

2. Buenos para tus riñones

Se ha demostrado que el consumo habitual de tomates sin semillas como parte de tu dieta ayuda a disminuir el riesgo de piedras en el riñón.

3. Buenos para tu pelo

La vitamina A presente en los tomates contribuye a mantener tu pelo fuerte y brillante. También proporciona algunos beneficios para tu piel, tus ojos, tus huesos y tus dientes.

4. Buenos para tu corazón

Los tomates son ricos en potasio y en vitamina B, que son muy efectivas para reducir la presión sanguínea y los niveles de colesterol. Si incluyes tomates como parte de tu dieta habitual, pueden ayudar a prevenir derrames cerebrales y ataques cardíacos, así como muchos otros problemas relacionados con el corazón.

5. Ayudan a mejorar la visión

Los tomates pueden ayudar a mejorar tu visión debido a la vitamina A que contienen. Los estudios han demostrado que el consumo de tomates puede contribuir a disminuir el riesgo de degeneración macular, que es una enfermedad irreversible de los ojos.

6. Ayudan a prevenir varios tipos de cáncer

Los estudios han demostrado que los elevados niveles de licopeno de los tomates permiten disminuir tus probabilidades de desarrollar cáncer colorrectal, de próstata y de estómago.

El licopeno es conocido por ser un antioxidante natural que va bien para ralentizar el crecimiento de las células cancerosas. Los tomates cocinados producen incluso más licopeno, así que adelante, prueba la receta de sopa de tomate asado que te mostramos debajo.

7. Ayudan a reparar el daño producido por fumar

Los tomates contienen ácido clorogénico y cumárico, que protegen al organismo de los carcinógenos producidos a partir del humo de los cigarrillos. Ayudan a disminuir la cantidad de daño producido a tu cuerpo por fumar cigarrillos.

8. Promueven una piel sana

Los tomates ayudan a que tu piel esté sana y tenga un aspecto genial. Esto es así debido al beta-caroteno que se encuentra en los tomates, y que ayuda a proteger a la piel del daño producido por el sol. El licopeno que también está presente en los tomates hace a la piel menos sensible al daño provocado por la luz UV, una de las principales causas de las líneas de expresión y las arrugas.

9. Promueven unos huesos fuertes

Los tomates ayudan a desarrollar unos huesos fuertes. El calcio y la vitamina K de los tomates son perfectos para reparar y fortalecer los huesos.

Además, el licopeno también es conocido por mejorar la masa ósea, lo que resulta perfecto para combatir la osteoporosis.

10. Proporcionan antioxidantes importantes

Los tomates están cargados de vitaminas A y C que, junto al beta-caroteno, funcionan como antioxidantes que ayudan a neutralizar a los dañinos radicales libres en la sangre.

Sólo recuerda que, cuanto más rojo sea el tomate que comas, más beta-caroteno contendrá. Además, ten en cuenta que el cocinado destruye la vitamina C, así que para conseguir sus beneficios tienes que comer los tomates crudos.

Receta de sopa de tomate asado

Resultado: 6 raciones

Ingredientes:

  • 15 hojas frescas de albahaca
  • 1,6 kilogramos de tomates maduros, cortados por la mitad
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de tomillo fresco
  • 2 dientes de ajo, cortados por la mitad
  • 1 cebolla pequeña, pelada y cortada en cuartos
  • 1 cucharadita de sal kosher
  • ¼ de cucharadita de pimienta negra recién molida

Instrucciones:

  1. Precalienta el horno a 200 grados Celsius.
  2. Usa aerosol antiadherente para rociar una bandeja de horno grande con borde.
  3. Coloca la cebolla, los tomates y el ajo en la bandeja de horno que has preparado.
  4. Esparce el tomillo, el aceite de oliva y media cucharadita de pimienta y sal.
  5. Remueve la bandeja de atrás hacia delante unas pocas veces para cubrir las verduras con los aderezos y el aceite.
  6. Hornea durante unos 25 minutos hasta que estén tiernas.
  7. Cuando se hayan enfriado, bate los tomates asados con la albahaca y el resto de la media cucharadita de sal, en varias tandas si hace falta.
  8. Vierte a una cacerola y ponla al fuego si quieres, o métela en la nevera hasta que se enfríe.

Información nutricional por ración (1 taza):

  • Calorías: 135
  • Grasas: 10 gramos
  • Sodio: 208 miligramos
  • Hidratos de carbono: 12 gramos
  • Fibra alimentaria: 4 gramos
  • Azúcares: 7 gramos
  • Proteínas: 3 gramos

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

10 motivos saludables para comer tomates, y una sopa de tomate asado que puedes probar