10 Hábitos para Mejorar tu Salud Mental

Algunos argumentan que la salud mental es tan importante como la salud física; lo cual es bastante justo, pero se podría afirmar que la primera desplaza a la segunda. Sin facultades mentales adecuadas, ningún nivel de destreza física superará esta debilidad.

Nuestro estado de salud mental es dinámico en el sentido de que afecta todas nuestras experiencias. Por ejemplo, cuando tenemos una buena salud mental, nuestro desempeño en el trabajo, las relaciones y la calidad de vida en general también son buenas. Cuando estamos bajo sufrimiento, no podemos navegar con eficacia a través de nuestra vida diaria.

Qué tan importante es la salud mental es algo que puede darse por sentado muy fácilmente. En un mundo enfocado en el exterior, es fácil sucumbir a presiones sociales que ponen atributos físicos (por ejemplo, apariencia, peso corporal) sobre las capacidades mentales. Además, aquellos que buscan consuelo para cualquier problema de salud mental temen ser estigmatizados, percibidos como “débiles”, o ser juzgados negativamente.

La verdad es que los problemas de salud mental no son una debilidad de carácter – son un desequilibrio químico en el cerebro. Llano y simple. Nada más y nada menos.

Lo notemos o no, es nuestra responsabilidad de mantener nuestra salud mental. Y esta responsabilidad debe estar dentro de nuestras prioridades.

Todo esto nos trae al tema principal de este artículo: maneras de mantener y mejorar tu salud mental.

Y AQUÍ TIENES ESTAS 10 MANERAS:

1. VALÓRATE

Es natural ser nuestro “peor enemigo” a veces; nos criticamos duramente por cualquier error (real o perceptible), y nos castigamos constantemente a nivel psicológico.

A pesar de que este es un mecanismo del ser humano por defecto, debes hacer todo lo posible por tener compasión contigo mismo (hay muchas maneras de hacer esto, la meditación es una de ellas). Asigna tiempo para hacer las cosas que disfrutas, como tus pasatiempos favoritos.

En pocas palabras: ¡haz cosas que te hagan sentir bien contigo mismo!

2. CUIDA TU CUERPO

La conexión entre la salud física y mental está bien establecida. Por lo tanto, es muy importante cuidar tu cuerpo. Aquí hay algunas cosas que puedes hacer:

– No fumes
– Bebe mucha agua
– Haz por lo menos 30 minutos de ejercicio
– Duerme al menos entre 7 y 9 horas por noche
– Consume una dieta balanceada; evita comidas y bebidas de alto contenido de grasa y dulces

3. CUIDA TU CÍRCULO SOCIAL

No todo el mundo es bendecido con unos lazos familiares sólidos, cosa que (no es un secreto) ayuda con el desarrollo mental. Dicho esto, es nuestra responsabilidad dejar entrar a las personas “correctas” en nuestra vida. Esto significa apoyar a los miembros de la familia y/o amigos; así como asistir a eventos sociales que puedan traer buenas personas a nuestra vida.

4. DA TODO DE TI

No tienes que regalar la mitad de tu cheque de pago para cosechar los beneficios que la generosidad le genera a tu salud mental. Ofrece tu tiempo y energía para ayudar a otra persona; encuentra una causa digna que puedas apoyar plenamente y únete a ella.

5. ENTIENDE Y PRACTICA EL MANEJO DEL ESTRÉS

He aquí una verdad incómoda: algunos de nosotros somos terribles en el manejo del estrés. Este tipo de personas se enfrentan a importantes desventajas en términos de bienestar físico y mental.

Existen varios sistemas estructurados de manejo del estrés, y muchos de ellos son bastante efectivos. Vale la pena mencionar el programa de reducción del estrés basado en la atención plena (MBSR, por sus siglas en inglés) del Dr. Jon Kabat-Zinn. También hay un montón de técnicas simples de reducción del estrés que pueden ayudar, como la atención de momento a momento.

6. CALLA TU MENTE

Nuestras mentes poseen poderes excepcionales. Desafortunadamente, nuestras mentes también pueden convertirse en una responsabilidad. Podemos desarrollar hábitos como el pensamiento excesivo que amenazan nuestro estado mental. Como tal, es importante practicar técnicas para contrarrestar nuestra “mente de mono”. Entre ellas: atención plena, oración, respiración profunda, técnicas de relajación.

7. CUIDA TU TRABAJO

Los problemas de salud mental relacionados con el trabajo se atribuyen a las exigencias estresantes inherentes a él. Ciertas profesiones se asocian con niveles más altos de depresión (por ejemplo, enfermeras, profesores, vendedores).

Si sospechas que tu trabajo está cobrando un peaje dramático en tu salud mental, entonces es posible que sea hora de considerar tus opciones. No muchos trabajos son divertidos, pero tampoco deben ser tan estresantes como para amenazar tu estabilidad mental.

8. DESHAZTE DEL ALCOHOL Y OTRAS DROGAS

Por supuesto, las bebidas alcohólicas y las píldoras suelen ofrecer un alivio temporal del estrés. Sin embargo, cuando este comportamiento se convierte en algo habitual, se manifiesta en otros problemas graves.

El reto consiste en hacer que la gente “vea la luz” cuando se trata del consumo de alcohol y drogas. Más específicamente, dar a entender que las consecuencias a largo plazo de su uso NO valen la pena.

9. SACUDE UN POCO LAS COSAS

La monotonía es un inductor del estrés. Cuando hacemos lo mismo, día tras día, el estrés acumulado puede suponer una amenaza (a veces grave) para nuestra salud mental. Encuentra una manera de hacer algo agradable, o de “cambiar” el enfoque de tu trabajo, pasatiempos y otras actividades rutinarias.

10. CONSIGUE AYUDA

Muchos empleadores ofrecen algo llamado un programa de asistencia a los empleados, o EAP. EAP está diseñado para ayudar a los empleados “con problemas personales y/o problemas relacionados con el trabajo que pueden afectar su desempeño laboral, salud, bienestar mental y emocional”. Otros países avanzados ofrecen algo similar.

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos y familia

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

10 Hábitos para Mejorar tu Salud Mental