10 Cáscaras Nutritivas de Frutas y Verduras que Puedes Consumir

Cuando comes una fruta como la naranja, lo primero que haces es arrancar la gruesa cáscara y tirarla directamente a la basura. ¿Pero adivina qué?

Te estás perdiendo de muchos nutrientes. La cáscara de una naranja tiene casi el doble de vitamina C que la pulpa en el interior. Existen muchas maneras deliciosas en las que puedes consumir cáscaras de naranja si estás dispuesto a ser un poco más creativo.

Lo mismo se aplica para muchas verduras y frutas, la cáscara es a menudo la parte más nutritiva y es perfectamente comestible. A continuación, te presentamos 10 alimentos con cáscaras poderosas que deberías comer y cómo agregarlas a tu dieta.

VEGETALES

1. Remolachas

Las remolachas están cargadas con vitaminas A, B1, B2, B6 y C. Las verdes tienen un contenido más alto de hierro en comparación con la espinaca. También son una excelente fuente de calcio, magnesio, cobre, fósforo, sodio y hierro.

Aunque la remolacha contiene algunos de sus minerales en sus hojas en menor grado, también es una gran fuente de colina, ácido fólico, yodo, manganeso, sodio orgánico, potasio, fibra e hidratos de carbono, en forma de azúcares naturales digeribles.

Su contenido de hierro, aunque no es alto, es de la mejor calidad. Esto hace que sea un alimento excelente para la coagulación de sangre. Esto lo hace altamente efectivo en el tratamiento de muchas dolencias causadas por el ambiente y los agentes tóxicos.

2. Zanahorias

La piel de una zanahoria es del mismo color que lo que está directamente debajo de ella. La cáscara y su carne tienen propiedades nutricionales similares.

Sin embargo, la concentración más alta de fitonutrientes se encuentra en la piel de la zanahoria o debajo de ella. Puedes enjuagar bien la zanahoria en lugar de pelarla.

3. Pepino

Las cáscaras de pepino están cargadas de beneficios nutritivos. Las cáscaras están llenas de fibra y contienen una variedad de minerales beneficiosos como el potasio, sílice y magnesio. Esto lo hace ideal para mantener el tejido sano e hidratado.

La sílice es un componente importante del tejido conectivo sano en tendones, músculos, cartílagos, ligamentos y huesos. El jugo de pepino, con las cáscaras orgánicas incluidas, es una excelente fuente de sílice que ayuda a mejorar la salud de la piel.

4. Berenjenas

Asegúrate de dejar las cáscaras, si vas a preparar berenjenas. Están llenos de nasunin, un antioxidante que puede prevenir el daño de las células cerebrales, una gran cantidad de magnesio y potasio.

Recuerda empacar la berenjena tan pronto como la compres, ya que las cáscaras se vuelven más amargas con el tiempo.

5. Patatas

La piel de la papa es rica en nutrientes como calcio, hierro, magnesio, potasio, vitamina B6 y vitamina C más que el resto de la papa. A 100 gramos de cáscara de patata corresponden 17 veces más de hierro y 7 veces más de calcio que la misma cantidad de la pulpa de patata.

Si retiras la piel, perderás hasta el 90% del contenido de hierro de la patata y la mitad de su fibra. No olvides que la piel de una batata se llena con una cantidad significativa de betacaroteno, que se convierte en vitamina A durante la digestión. La vitamina A es importante para la salud celular y la regulación del sistema inmune, y es muy útil para mantener el funcionamiento de los órganos.

FRUTAS

6. Manzanas

La piel de una manzana comprende aproximadamente la mitad del contenido total de fibra dietética de la manzana. Una manzana de tamaño mediano contiene 9 miligramos de vitamina C, 200 gramos de potasio y 100 UI de vitamina A.

Al desechar la cáscara, se pierde alrededor de un tercio de sus nutrientes. Además, la cáscara tiene 4 veces más vitamina K que su pulpa, lo que representa aproximadamente el 5% del valor que requieres diariamente. La vitamina K, que también se encuentra en la carne, las espinacas y otras verduras verdes, te ayuda a formar los coágulos sanguíneos, cosa que te ayudará cuando tengas alguna herida, activará las proteínas que tu cuerpo necesita para mantener los huesos sanos e impulsará el crecimiento de las células.

La piel de una manzana contiene beneficios potenciales más allá de su contenido vitamínico. Un antioxidante conocido como quercetina, que se encuentra principalmente en la piel de la manzana, puede mejorar la función pulmonar, para proteger tus pulmones de los agentes irritantes y aliviar los problemas respiratorios. Además, la quercetina puede combatir el daño al tejido cerebral y proteger tu memoria.

Un estudio identificó otro compuesto que está presente en la cáscara de la manzana, conocido como triterpenoides, que parece inhibir o matar ciertos tipos de células cancerosas en todo el cuerpo. Además, se ha demostrado que el ácido ursólico en la piel de la manzana aumenta el músculo esquelético, estimula el crecimiento muscular y disminuye el riesgo de obesidad.

7. Frutas Cítricas (Limones, Naranjas, Limas y Pomelos)

Las cáscaras de naranja contienen el doble de vitamina C que la que contienen en su interior. Además, contiene mayores concentraciones de B6, riboflavina, magnesio, calcio y potasio. Los flavonoides de la piel también tienen propiedades antiinflamatorias y anticancerígenas.

Por muy nutritivas que sean las cáscaras de los cítricos, no vas a empezar a comer naranjas enteras. Toda la cáscara es amarga y es difícil de digerir.

Sin embargo, puedes rallar la cáscara y espolvorearla sobre un aderezo de vinagreta o ensaladas. Las virutas de cítricos también son un buen acompañante para el chocolate y los helados.

8. Uvas

Las uvas rojas y moradas contienen resveratrol. El resveratrol hace milagros contra el envejecimiento y es la razón principal por la que el vino tinto se conoce como una bebida nutritiva.

El resveratrol es un antioxidante que ayuda a proteger tu cuerpo contra el daño de los radicales libres que provocan enfermedades y envejecimiento. Esta es una de las principales razones por las que debes comer uvas rojas orgánicas sin quitarles la piel. La concentración de reseveratrol es más alta en la piel de las uvas rojas que en el vino tinto.

9. Kiwi

Probablemente hayas estado consumiendo la pulpa verde del kiwi durante años, pero la parte externa también es comestible. De hecho, la piel contiene más antioxidantes, flavonoides y vitamina C que el interior y el doble de fibra.

Así que olvídate de la cuchara, lava el kiwi y cómetelo como un melocotón. Si piensas que la pelusa es poco apetecible, puedes rasparlo antes de comer.

10. Sandía

La sandía contiene citrulina, que tiene propiedades antioxidantes y se convierte en arginina, un aminoácido esencial que es beneficioso para la salud del corazón, el sistema circulatorio y el sistema inmunológico.

La mayor parte de esa citrulina está presente en la corteza. Comer una corteza puede sonar poco apetecible, pero puedes prepararla en pedacitos, como un pepino, o simplemente sazonada y salteada. O puedes colocarla en una licuadora con un poco de pulpa de lima y sandía.

   

No te vayas sin seguirnos, presiona "Me Gusta" o "Compratir"

10 Cáscaras Nutritivas de Frutas y Verduras que Puedes Consumir